Saltar al contenido

Externsteine, una maravilla del bosque Teutónico de Alemania

Jun 1, 2016
Externsteine, una maravilla natural Alemania

Alemania cuenta con varias joyas naturales que conviene conocer. Este país europeo tiene mucho que ofrecer al turista. Por ello, os invito a profundizar en la biografía del Externsteine, todo un icono natural del maravilloso bosque Teutónico de Alemania.

Externsteine, una maravilla natural Alemania

Justo en la cima de un impresionante peñasco de piedra caliza, al que se llega por unos peligrosos escalones de piedra y una estrecha y rudimentaria pasarela, se halla un santuario pequeño que se labró en la roca hace muchos años y años.

Una agujero circular perforado en la pared oriental ayuda a contemplar  el bosque se que alza debajo. En concreto, el día de solsticio de verano, al salir el sol, sus rayos atraviesan el agujero y golpean de forma extraordinaria la pared opuesta, lo que provoca que se ilumine lo que fuera un trono hace muchos años. En este lugar, se ubica  un altar cristiano.

El peñasco se denominado Sternwarte, el “Observatorio·, y es una de las Externsteine, un soberbio grupo de cinco escarpadas columnas de piedra caliza que se levantan 37 metros por encima del bosque Teutónico, próximo a Detmold, en el noroeste del país germano.

Los pueblos de la Edad de Piedra venían hasta este inquietante lugar hace mucho timepo, en concreto en el año 10.000 antes de Cristo. Algunos leyendas narran que  los adoradores de Odín y otros dioses germánicos también visitaron este sitio.

Estas rocas ya eran un lugar sagrado mucho antes de que los primeros ermitaños cristianos se asentaran en esta zona hace más mil años. El santuario de Sternwarte, con su agujero para ver el  amanecer en el solsticio de verano, ya existía, incluso mucho antes de que unos monjes cristianos la convirtieran en una bella capilla.

Los visitantes ancestrales construyeron oscuras cámaras y túneles en la roca, realizaron agujeros y oquedades cuyo finalidad continúa siendo un misterio, y tallaron unos escalones de piedra sin destino aparente.

Por último, en la base de una de las rocas se alza un relieve monumental de Cristo justo en el momento en el cual lo bajan de la cruz, tallado alrededor del año 1150 y que sobresale dentro del arte románico del norte del continente europeo.