Hamburgo, la joya de los puertos en Alemania

¿Porqué sólo Berlín y Munich?. Fue una de las primeras preguntas que me hicieron al llegar a la agencia de viajes en la que tenía pensado reservar mi viaje por estas dos ciudades. En un primer momento no me cayó muy bien la pregunta, por lo que desistí de que aquella agencia me organizara el viaje. Ahora, sin decir su nombre, les pido perdón porque tenían toda la razón del mundo.

Alemania no es sólo Berlín y Munich. En este viaje, que al final organicé por mi cuenta, me enamoré de Hamburgo, ciudad antigua fundada en el siglo VIII, situada a unos 290 kilómetros al oeste de Berlín. Me resultó un lugar muy pintoresco, con la belleza de los ríos Alster y Elba  dándole esa sensación de ciudad turística.

Precisamente creo que la zona más animada y hermosa es la del puerto de Hamburgo. Si queréis diversión y ver gente, pasaros por aquí. Realmente hay turistas de todas partes. Nunca pensé que vinieran tantos nórdicos a Hamburgo, pero claro, no estamos demasiado lejos que digamos. Y, aunque haga frío, no lo hace tanto como más al norte.

Del puerto hay que pasear por la Deichstrasse, una larga calle con preciosas vistas y edificios lujosos. Este paseo nos lleva hasta la Speicherstadt, el complejo de almacenes más grande del mundo. Es una de las fachadas que aparece en casi todas las postales y folletos turísticos de Hamburgo, con sus ladrillos rojos del siglo XIX frente al puerto. Hoy alberga un curioso museo de las especias, en el que hay que agudizar el olfato.

Los restaurantes, bares, pubs y tiendas de souvenirs de esta zona de Hamburgo nos invitan a seguir mucho más tiempo en ella. Cómo se nota que el puerto de esta ciudad es la parte más turística. Desde aquí se llega al centro histórico, se puede comer, ir de compras, visitar museos, reservar paseos en barco por el río contemplando la ciudad…

Para los amantes de los Beatles, Hamburgo es una de las ciudades paraíso, por así decirlo. Cuando aún no eran conocidos, los chicos de Liverpool tocaron en algunos pubs de esta ciudad alemana. Por eso, hay algunos locales del centro que aún guardan el recuerdo del paso de este grupo por allí.

Pero Hamburgo tiene mucho más. Con sus cincuenta museos o la tremenda Iglesia de San Michaelis y su torre de 132 metros de altura, esta ciudad, la segunda más grande de Alemania, sí que merecía una visita detallada. Ahora sí que lo tengo claro, ¿porqué solo Berlín y Munich, teniendo también Hamburgo?.

Foto Vía Lastfm

Comments are closed.