Saltar al contenido

Corrientes, una bonita ciudad argentina

Feb 12, 2015
Corrientes Argentina
Corrientes Argentina
Plaza del 25 de Mayo de Corrientes (Argentina)

La ciudad de Corrientes es la capital de la provincia homónima de Argentina, situada a orillas a orillas del río Paraná y frente a la ciudad de Resistencia (Chaco), a la que la une el puente General Belgrano, una impresionante obra vial de casi dos kilómetros de longitud.

Los mejores carnavales de Argentina, con desfiles de comparsas incluidos, se celebran en Corrientes, por lo que si se visita esta ciudad en el mes de febrero conviene reservar alojamiento con anticipación pues acude muchísima gente.

La avenida Costanera, desde Punta Arazá hasta el puente, es uno de los mejores paseos de la ciudad, con una gran arboleda y en la que se pueden apreciar playas, clubes naúticos y un pequeño zoológico de animales autóctonos casi al final.

Otros puntos de interés en el casco urbano son el convento de San Francisco, con un sofisticado órgano de tubos y un atrio semicircular que, por imitar a la plaza de San Pedro en El Vaticano, se desentiende del entorno; el Parque Mitre, al comienzo de la Costanera, donde existe un enorme gomero de la India de 21 metros de circunferencia y un monumento a la Taraguí o “mujer guaraní”.

Por otro lado, los museos constituyen un atractivo especial de la ciudad. Entre ellos cabe destacar el Museo de Ciencias Naturales, con colecciones de arqueología, botánica y mineralogía; el Museo Histórico, con colecciones de armas, mobiliario y documentos históricos; el Museo de Bellas Artes que alberga pinturas y esculturas de importantes artistas locales y nacionales; y el Museo Colonial y de Arte Sacro Fray y José de la Esquina que exhibe tallas y objetos del convento de San Francisco, de los siglos XVI y XVII.

Por último, en la manzana delimitada por las calles Belgrano, Salta, Buenos Aires y Moreno se halla el Santuario de la Cruz de los Milagros, que acoge el Santo Madero, una cruz de la época de la fundación de la ciudad (1588) que, según la tradición, es incombustible, ya que permaneció intacta tras el ataque de los indios en el que se quemó todo el fuerte español.