Saltar al contenido

El Monasterio de Jor Virap, un hito religioso y turístico de Armenia

Sep 19, 2015

El antiguo Monasterio de Khor Virap está situado a los pies del impresionante Monte Ararat  (donde según la Biblia se encalló el arca de Nore tras el el Diluvio Universal) con su blanca cumbre, a 31  kilómetros hacia el sur de la ciudad de Ereván, la capital de Armenia.

Se trata de  un famoso centro de peregrinación que recibe miles de visitantes de todo los rincones del mundo, a causa de  la leyenda de San Gregorio, el Iluminador, que permaneció encarcelado muchos años allí antes de curar al rey Tiridates III  de una grave  afección mental que padecía (otras fuentes dicen que el rey se convirtió en un jabalí). Tras curarle convirtió al rey al cristianismo y con él a toda Armenia.

El Monasterio de Khor Virap es una pequeña iglesia y sin adornos con un capilla situada en una llanura amplia y plana delante del pico sagrado del monte Ararat. Este monaterio debe su importancia a que Armenia fue el primer país del mundo en convertirse al cristianismo, concretamente en el año 301.

Este monasterio está compuesto por una iglesia, una capillas y las celdas y los refrectorios de los monjes. Está dentro de unos muros parecidos a los de una fortaleza. La iglesia de 1662  de san Astvatsin (Iglesia de la Santa Madre de Dios , está erigida con ladrillo rojo y apenas tiene ornamentos, salvo unos escasos grabados de la cruz armenia; incluso no tiene ventanas en su exterior. El interior es austero, simpletemente tiene un pequeño altar como único objeto de decoración.

Desde el emplazamiento del monasterio, al lado del poblado de P’ok’r Vedi, casi en la frontera con Turquíe, se puede disfruta de las  mejores vistas del Monte Ararat para disfrutarlo y tomar fotos del maravilloso paisaje. Un lugar inolvidable y lleno de historia.

Hoy en día, se están llevando a cabo  excavaciones arqueológicas por todas las colinas circundantes, con el objetivo de descubrir el emplazamiento exacto de la ciudad de Artashat, que fuera en aquellos tiempos  la capital de la Dinastía de los Tiridates.

Por último, el día de la liberación de San Gregorio se continùa celebrando en la Catedral que se le construyó en Ereván. Los turistas, atraídos por la leyenda y la tradición del sitio, cumplen con el ritual nada ortodoxo de proceder a la suelta de palomas, par comprobr si alguna de ellas va hacia el Monte Ararat, rememorando la historia de Noé y su famosa arca.