Saltar al contenido

Australian War Memorial, un icono histórico de Australia

Oct 27, 2015
Memorial de Guerra Australiano

El Centro Conmemorativo de Guerra Australiano o Australian War Memorial es el centro de conmemoración de guerra nacional de Australia que rememora a los miembros de todas sus fuerzas armadas u organizaciones de apoyo que han fallecido o participado en las guerras en las que ha  tomado parte Australia.

Memorial de Guerra Australiano Este monumento conmemorativo de acentuadas líneas bizantinas y cúpula de mosaico se halla en Camberra. Fue concebido en el año 1925 como homenaje a los australianos fallecidos durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), pero no se finalizó en 1941, en plena Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Los claustros, el estanque reflectante y las galerías horan merecidamente a los soldados muertos.

El Australian War Memorial está formado por tres partes: el Área conmemorativa (altar) incluyendo el Hall de la Memoria con la Tumba del Soldado Australiano Desconocido, las galerías del Memorial (museo) y el Centro de investigación (registros). También cuenta con un Jardín de Esculturas en su exterior.

El War Memorial contiene uno de los mejores museos militares del planeta con paneles explicativos sobre los conflictos desde la campaña de Sudán y la guerra de los bóers a finales del siglo XIX, hasta las dos Guerras Mundiales, las campañas en Corea, Malasia y Borneo, en la década de 1950, y la guerra de Vietnam, en los años 60 del siglo pasado.

Cada año, más de un millón de visitantes acuden al Hall of Memory, que alberga la tumba del Soldado Desconocido de Australia en el que reposan los restos de un australiano no identificado fallecido durante la Primera Guerra Mundial en tierras francesas, los cuales volvieron a Australia 1993 con tipo de honores.

Las ceremonias del Anzac Day en la ciudad de Camberra tiene lugar junto al Australian War Memorial. Las visitas al monumento son totalmente gratuitas y muy abundantes. Al término de las mismas, se toca con gran emoción el Last Post.

En resumen, este lugar cautiva de principio a fin y merece la pena dedicar unas horas a conocerlo durante un viaje por Camberra en Australia. Se trata de un sitio que llega al corazón de forma intensa.