El Parque nacional de Monte Cradle-Lago St. Clair, una maravilla en Tasmania

Picos espectaculares, desfiladeros profundos, lagos como joyas y páramos salvajes abiertos se combinan para hacer del Parque Nacional del Monte Cradle-Lago St.Clair una de las exquisitas de excursión del mundo. Pero su naturaleza es para caminantes serios; no es un lugar para un paseo superficial. Este parque ha sido declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad y se halla en Tasmania, la isla más al sur de Australia.

Este parque mide 131.921 hectáreas y destacan sus picos escarpados y dentados, valles profundos y erosionados por el hielo, lagos y lagunas, expansiones de páramos salvajes y abundante flora y fauna. A pesar de la popularidad del parque la naturaleza inmaculada de la zona se ha mantenido notablemente intacta.

Hay numerosos caminos de u día en el parque, pero el Sendero de Tierra, de 85 kilómetros, desde el Valle Cradle hasta el Golfo Cynthia, al pie del Lago St.Clair, atrae a más visitantes. El sendero puede recorrerse a un paso normal en un tiemo de entre cinco o siete días, pero para realizar una exploración completa de la región, incluyendo el ascenso al Monte Ossa, se necesitan entre ocho y diez días.

La mejor época  para hacer senderismo es noviembre a abril, aunque los senderistas experimentados a veces les gusta hacer el recorrido en invierno, para ver los páramo cubiertos de nieve y los picos blancos brillantes en un cielo brillante y azul intenso, a cientos de kilómetros de cualquier tipo de contaminación.

El camino está bien marcado, en toda su extensión, y hay 12 cabañas no vigiladas a lo largo de ruta, que los excursionistas pueden utilizar como alojamiento nocturno. La forma más fácil de recorrer el Sendero por Tierra es por etapas de cinco a seis horas, dejando tiempo para explorar algunos de los otros senderos.

Finalmente, para los menos enérgicos, hay alternativas más suaves, hay  varios caminos cortos, de un dia, desde el Valle Cradle. Hay que visitar el Centro de Visitantes para informarse sobre los caminos más adecuados dependiendo del tiempo. Por útimo, se debe recorrer el Lago Dove, de unos seis kilómetros y medio que ofrece vistas fabulosas.

Foto vía Absolut Australia