Lier, una maravilla belga

Lier es una bella ciudad de aspecto medieval antiguo, repleta  de  monumentos y ubicada en las riberas del río Nete, entre canales, en la provincia de Amberes (Bélgica). Lier es conocida  por la elaboración de encajes, la fabricación de instrumentos musicales en metal y a su sabrosa cerveza.

La plaza más destacada  de la ciudad, la Grote Markt, está rodeada de edificios antiguos, entre los que destaca el Stadhuis, precioso palacio de estilo Luis XV, erigido en 1741, que conserva un campanario gótico de 1369.

Detrás del Ayuntamiento se halla la capilla de Sint Jacob, de 1383; a la izquierda se encuentra la antigua Vleshuis, o casa de Carniceros, de 1418, actualmente utilizada para exposiciones temporales.

A renglón seguido, se puede visitar  el Museum Wuyts Van Campen y el Baron Caroly. El museo está al lado de la plaza y contiene, junto a muebles y objetos de arte del siglo XVIII, cuadros antiguos y modernos, procedentes de las colecciones donadas por Wuyts Van Campen y el Baron Caroly.

Luego, se puede  contemplar la Zimmertoren. Esta torre, que forma parte de la antigua muralla del siglo XVI, se encuentra en la Zimmerplein al sur de la plaza principal. En la fachada se ve  un reloj astronómico con 11 esferas. Enfrente está la Gevangenenpoort, o puerta de los prisioneros, del siglo XIV.

Después, hay que fijarse en  la Timmermans-Opsomerthuis,  la casa que fue el taller del herrero local Lodewijk Van Boeckel y en ella se exponen hoy en día sus obras. Asimismo, se exhiben las memorias del pintor local Isodore Opsomer (1878-1967), del escritor Félxi Timmermans (1886-1947), que vivió aquí, y del compositor Renaat Veremans (1894-1969), que también residió en Lier.

Finalmente, desde la plaza se llega a la iglesia de Sint Gommarus,  un importante edificio gótico flamígero iniciado en 1372 y finalizado en el siglo XVI; la torre se completó en 1702, con un carillón de 454 campanas. A la derecha de la iglesia está la antigua Danske Poort y a la izquierda se encuentra la capilla románica de Sint Pieter, del siglo XIII.

Foto vía Vuelta a Bruselas-Roma