Saltar al contenido

Tiahuanaco, una maravilla de Bolivia

Abr 18, 2013

tiah_sungateA unos 3.800 metros de altura en el altiplano de Bolivia, cerca de La Paz, se encuentra Tiahuanaco, una de las ruinas más evocadores de Sudamérica. Son todo lo que queda de la ciudad de Tiahuanaco, que en su época fue la capital de un reino cuya influencia se extendía desde la costa del Pacífico hasa el norte de Argentina.

Los que construyeron la ciudad eran antepasados de los incas, y enseñaron a los posteriores edificadores de imperios muchas de sus técnicas de construcción de monumentos.

En su apogeo en los siglos VII y VIII, la ciudad no era solo un centro administrativo, sino también religioso, ya que atraía a peregrinos de lugares muy lejanos. Acudían a visitar sus templos, dispuetos en una secuencia de plataformas elevadas y patios hundidos.

En la actualidad, las ruinas sirven de recordatorio de los devotos files que se daban cita aquí, así como de las ceremonias que tenían lugar antaño en estas estructuras. El monumento más importante de la ciudad (de los que siguen en pie), la Puerta del Sol, daba a la plaza central de uno de estos templos, el Kalasaya. Tallado a partir de un solo bloque de piedra, el portal alberga una imagen de  un ser superior de Tiahuanaco, una figura conocdia como “el dios de los báculos”, por las varas que tiene en las manos.

Lo que construyeron Tiahuanaco no dejaron muchos otros rastros, pues no tenían escritura. Consiguieron sobrevivir en el árido terreno de la puna, sin árboles, en gran medida gracias a la proximidad del lago Titicaca.

Su legado a las generaciones posteriores fue su extraordinaria destreza arquitectónica. En los complejos ceremoniales que construyeron había bloques monolíticos de piedra de hasta siete metros de largo por cuatro de ancho, y que pesaban hasta cien toneladas.

Los frutos de su esfuerzo sigue resultando imponentes y avivan leyendas regionales que hablan de una raza perdida de gigantes cuya colosal artesanía sigue adornando las altas planicies castigadas por el viento.