Saltar al contenido

La península de Jandía, una joya de las Islas Canarias

Dic 22, 2014

La localidad de Pájara es un pueblo bonito y tranquilo que está situado en la isla de Fuerteventura (Islas Canarias, España). El municipio cuenta con magníficas playas de arena fina y dorada. La mayor pate de ellas están localizadas en la península de Jandía, a 89 kilómetros de Puerto del Rosario, convertida en Parque Natural por su gran interés paisajístico y ecológico.

Cualquiera de las playas de la península de Jandía  se podría situar entre las mejores del mundo. Todas estas playas,  a las que se accede siguiendo la carretera principal hasta Morro Jable, forma el Parque Natural de Jandía, una península unida al resto de la isla, de la que en principio estaba separad,a por el istmo de la Pared, más de de 48 kilómetros de dunas movidas por el viento.

Por otro lado, el istmo de la Pared es una estrecha franja de terreno cubierta por las dunas de jable. En este lugar se localiza la pared, que va, a lo largo de seis kilómetros, desde la corta de Barlovento a la de Sotavento. Se trata de un muro de piedra bastante sólido, de 1,5 metros de altura. Adosadas a la pared se conservan algunas construcciones aborígenes.

También en las cumbres de Jandía aparecen de forma aislada varias  especies de monte verde. Palmareas, tarajales, cardones y tabaibas conviven con la vegetación propia de arenales y saladares.

Asismimos, las instalaciones turísticas se concentran entre la playa del Matorral y la desembocadura de la cañada de la Barca, a lo largo de la costa, hasta la pared, ya en Costa Calma. En toda esta zona se encuentran los hoteles y los locales de ocio de la zona.

Además, en la playa de Barlovento, de 13 kilómetros, se halla el islote de Cofete, que permanece inalterable junto a la costa. Volviendo hacia la costa occidental se accede a Morro Jable, punto de referencia para los aficionados  de la pesca, tan abundante en las aguas majorelas.

Por último, otro aspecto que  llaman la atención en estas playas es la intensidad de sus vientos, que las convierten en ideales para la práctica del windsurf de velocidad.