Saltar al contenido

Potes, una maravilla de Cantabria

Mar 11, 2016
Potes en Cantabria

Potes es una bonita  villa que forma parte de Cantabria, al norte de España. Está ubicada en el centro de la depresión que conforma el valle de Liébana, donde confluyen los cuatro valles de la comarca de la cual Potes resalta como encrucijada, capital y centro comercial. Se halla a  119 kilómetros de Santander y 423 kilómetros de Madrid.

Potes destaca por sus magníficos iconos de arquitectura rural en sus calles porticadas. En el cojunto monumental de la Puebla Vieja de Potes (declarado Conjunto Histórico-Artístico) sobresale la Torre del Infantado (siglo XV), hoy en día ayuntamiento de esta villa.  A partir de este punto, se puede pasear por la calles empedradas del Barrio de La Solana y el de El Sol, llenas de bonitas casas blasonadas.

Por otro lado, el lunes es el clásico día de mercado en Potes, por lo cual es la fecha perfecta para comprar los típicos productos del valle, a saber: quesos Picón de Tresviso y ahumado de Aliva, orujo lebaniego y vino tostadillo.

Potes en Cantabria

A poco más de cuatro kilómetros de Potes  se alza el monasterio de Santo Toribio de Liébana, notable centro cultural durante la Edad Media. Su fundación (siglo VI) se realizo bajo la advocación de San Martín de Turieno, siendo reemplazaa en el siglo XII por la que posee hoy en día.

En el siglo VIII, tuvo lugar la famosa  querella adopcionista que midió al monje Beato de Liébana con Elipando de Toledo. Beato fue el creador de los Comentarios al Apocalipsis, cuyas copias fueron ilustradas más tarde con miniaturas mozárabes en varios centros conventuales.

En el conjunto constructivo de ete monasterio llama la atención la iglesia, empezada a levantar en el siglo XIII, de traza gótica con alteraciones posteriores, y la capilla barroca del Lignum Crucis, que contiene la mayor reliquia de la Vera Cruz, y en la cual está el sepulcro de su patrocinador, el arzobispo D.Francisco de Otero y Cossío.

Además,  Potes es uno de los municipios por los que transcurre la Ruta Lebaniega, que enlaza el Camino de Santiago de la costa con el Camino Francés.

En definitiva, si uno viaja por Cantabria debería visitar esta preciosa localidad que guarda muchos tesosos escondidos.