Valparaíso, la ciudad de los colores en Chile

La ciudad de los colores. ¿O la ciudad de la brisa? Da igual, es Valparaíso, Patrimonio de la Humanidad, un lugar lleno de historia y de rincones inolvidables. Es una de esas mágicas ciudades de la costa chilena. Quién estuviera en el mar para distinguir los cerros de Valparaíso, salpicados de casitas de colores.

Valparaíso está situada apenas a 130 kilómetros al oeste de Santiago de Chile. Es un museo al aire libre de callejuelas empedradas y empinadas escaleras. Hay que estar en forma para sentir esta ciudad, para descubrirla y saborearla. Creo que es imposible sacar alguna foto de la ciudad que no merezca la pena.

Colores, callejones, olor a sal y a puerto, platos de pescado y tabernas de vino. Valparaíso sorprende, te atrapa, inunda los sentidos. Es el puerto más importante de Chile, y puente de entrada a otra ciudad muy turística que se halla muy cerca, Viña del Mar.

Para pasear en Valparaíso hay que perderse por la Plaza Victoria, llena de artistas callejeros, y rodeada por la Catedral de Valparaíso, la Biblioteca Severín y el edificio del Club Naval. La catedral es muy reciente, de las últimas décadas del siglo XX, ya que el terremoto de 1971 destruyó la anterior.

Es una pena que, precisamente este terremoto de 1971, no nos haya dejado ver en su totalidad algunos edificios antiguos de Valparaíso. Sin ir más lejos, la antigua Iglesia Matriz del siglo XVI.

Pero eso no quita ni desmerece nada de lo que podemos encontrar paseando en Valparaíso. La Plaza de Sotomayor, con el Monumento a los Héroes de Iquique de finales del siglo XIX, o la recoleta Plaza Aníbal Pinto, rodeada de calles sinuosas por las que no perderse sería un delito turístico de primer nivel.

Precisamente desde la Plaza Aníbal Pinto iniciamos el ascenso hacia los cerros de Concepción y Alegre. Se nos aparece otra Valparaíso, más íntima y empinada. Escaleras de colores, casitas pequeñas, y unas vistas del puerto y el mar incomparables. Pero para mirador, el Paseo 21 de Mayo, que guarda como oro en paño las mejores vistas de la Bahía de Valparaíso.

Porque Valparaíso se asoma a su puerto y sus largos paseos, como el reciente Paseo Muelle Barón, que une el puerto y la ciudad, o el Paseo Muelle Prat. Valparaíso es una ciudad para pasear, para respirar, para vivir. ¿La ciudad de los colores?. Sí, y de la brisa…