La Ciudad Prohibida de Pekín

Ciudad Prohibida de Pekín

No me extraña que este lugar haya sido la residencia de los grandes emperadores chinos durante casi 500 años, desde 1420 hasta 1911, cuando llegó la revolución china, que acabó con la época imperial. Lujo, gloria y riqueza no le faltan a la Ciudad Prohibida de Pekín, situada en pleno corazón de la ciudad, justo al lado de la Plaza de Tiananmén, por lo que no tiene pérdida alguna.

¿Por qué se llama Ciudad Prohibida?

No hay que devanarse mucho los sesos para descubrirlo, la verdad. A ella sólo podían acceder la corte y el emperador. Curiosamente, a final de año, aquellos estudiantes que sacaran la mejor nota del curso podían pasar un día con el emperador. Enorme privilegio… ¿o no?

La Ciudad Prohibida tiene casi un kilómetro cuadrado de extensión. Así que imaginaros la gran cantidad de edificios que puede albergar. Tanto es así que el emperador rara vez salía del recinto, ya que tenía todas sus necesidades cubiertas allí dentro.

Como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987, resulta una de las visitas imprescindibles que debéis hacer en Pekín. Os recomiendo que reservéis un día entero de vuestro viaje para recorrerla, porque, además de maravillaros, no os podéis perder ningún detalle. La historia recorre cada rincón de este lugar.

No en vano aquí podemos encontrarnos con más de 800 edificios diferentes, nueve mil salones, salas y habitaciones, todas ellas decoradas con enorme suntuosidad. Para que os resulte más sencilla la visita, podéis dividir la Ciudad Prohibida en dos partes:

  • La Corte Exterior, donde los emperadores concedían audiencias y se celebraban las fiestas. Allí se encuentran tres pabellones principales, el Taihe, el Zhonghe y el Baohe.
  • La Corte Interior, la residencia del emperador, su esposa y sus concubinas.

Fijaros en la curiosidad que supone ver la Ciudad Prohibida dominada por el color amarillo, ya que este era símbolo del color real. A toda esta ciudad la rodea un foso de 52 metros de ancho y unas murallas de diez metros de altura. Además, la Ciudad Prohibida es el recinto que más construcciones de madera tiene en la actualidad.

A la Ciudad Prohibida podéis acceder por cualquiera de sus cuatro puertas, situadas en referencia a los puntos cardinales. En las esquinas veréis cuatro torres, y durante la visita no perderos el Museo Nacional del Palacio, con preciosas pinturas, cerámica china, piezas de bronce y esculturas.

Cómo llegar a la Ciudad Prohibida

Para llegar a la Ciudad Prohibida de Pekín os recomiendo que uséis el metro. Debéis bajaros en la estación de Tiananmén Dong.

Comments are closed.