Saltar al contenido

Se podrá grabar el nombre en un tramo de la Gran Muralla China

Mar 14, 2014

GRAN MURALLA CHINA

Las autoridades de China permitirán que los turistas puedan grabar sus nombres en las paredes de un tramo de la Gran Muralla en las afueras de Pekín. Con ello se busca que dejen de hacerlo en el resto de tes impresionante monumento. Esta medida se adopta después de muchos años de intentos infructuosos de prohibir esta práctica que tanto daño hace a la muralla.

De este modo,  el sector donde se permitirán realizar  estas pintadas, que los turistas suelen hacer  clandestinamente con objetos punzantes en los ladrillos de la muralla, es una de las torres defensivas de la sección de Mutianyu, ubicada a unos 70 kilómetros al norte de Pekín.

Hoy en día, en Mutianyu, uno de los tramos más visitados y mejor conservados, existen  claros letreros que recuerdan a los turistas la prohibición de grabar sus nombres, sin embargo numerosos visitantes no los respetan y pueden verse miles de estas pintadas, algunas de ellas con muchos años de historia.  Los turistas son así.

La Gran Muralla China  es una antigua fortificación china construida y reconstruida entre el siglo V a. C. y el siglo XVI con el objetivo de proteger la frontera norte del Imperio chino durante las sucesivas dinastías imperiales de los peligrosos ataques de los nómadas xiongnu procedentes de Mongolia y Manchuria.

Contando sus ramificaciones y construcciones secundarias, se calcula que la Gran Muralla China mide 8.851 kilómetros de largo, desde la frontera con Corea al borde del río Yalu hasta el desierto de Gobi a lo largo de un arco que delinea aproximadamente el borde sur de Mongolia Interior, si bien actuamente sólo se conserva un 30% de ella.

En promedio, mide de 6 a 7 metros de alto y de 4 a 5 metros de ancho. En su apogeo durante la dinastía Ming, fue custodiada por más de un millón de guerreros chinos.

Por último, La Gran Muralla fue designada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987. Gran parte de la Gran Muralla tiene fama de ser el mayor cementerio del mundo. Así, alrededor de 10 millones de trabajadores fallecieron  durante su construcción. No se les enterró en el muro en sí, sino en sus proximidades.

Foto vía Viaje Jet