Saltar al contenido

Campo de Criptana, un hito de Castilla-La Mancha

Feb 4, 2016
Campo de Criptana

Campo de Criptana es una preciosa localidad de la provincia de Ciudad Real que se halla en  la comarca natural de La Mancha, dentro de la subcomarca  llamada Mancha Alta (Castilla-La Mancha, España). En esta zona, se pueden ver los conocidos molinos contra los cuales combatió Don Quijote de La Mancha junto a su fiel escudero Sancho Panza y que el genial escritor Miguel de Cervantes inmortalizó en el maravilloso capítulo VIII de su célebre novela que tantos volúmenes ha vendido en todo el mundo a lo largo de la historia.

Los molinos de Campo de Criptana son una de las principales señas de identidad de La Mancha, además de una las imágenes que permiten a identificar  España en todo el plaenta. En el cerro de La Paz, se alzan majestuosos diez molinos (tres son originales del siglo XVI: Molino Burleta, Molino Infanto y Molino Sardinero), la mayor parte  de ellos restaurados, aunque todavía conservan el antiguo mecanismo que les hacía funcionar en su época.

Campo de Criptana

La visita a  Campo de Criptana comienza en la plaza del Pósito. Allí se divisa el Pósito, antiguo almacén de grano del siglo XVI.  Se compone de una notble fachada con un portón enmarcado por un arco de medio punto sobre el cual descansa el escudo con las armas de los reyes castellanos. Hoy en día, el Pósito acoge el museo Municipal y un  interesante museo de artesanía.

Luego, se puede acudir a La Tercia, un  espléndido viejo caserón del siglo XVI que funcionaba como almacén de los granos que como “tercias reales” recibía  el correspondiente maestrazo de la Orden de Santiago la cual fue la dueña de esta comarca  durante un buen tiempo.

Además, se recomienda pasear tranquilamente por las calles que rodean el Cerro de la Paz que componen el núcleo original de Campo de Criptana; y para los aficionados al cine, hay un cita más que obligada: el museo dedicado a la artista Sara Montiel quien vio la luz  en Campo de Criptana.

Por otra parte, los monumentos religiosos destacan en esta preciosa localidad manchega. Destaca la Iglesia Parroquial de la Asunción, una moderna edificación (se terminó en el año 1958) que vino a reemplazar  a otra del XVI que fue incendiada durante la Guerra Civil; guarda dos tallas de gran  valor artístico como son la Virgen de los Villanos y el Cristo de la Expiración.

Finalmente, el recorrido por Campo de Criptana se completo viendo el Convento de las Carmelitas, la ermita de la Veracruz, la ermita de la Santísima Virgen de Criptana,  la ermita de Santa Ana, la ermita de la Madre de Dios  y la ermita de San Pedro.