Saltar al contenido

San Clemente, la Joya del Renacimiento manchego

Nov 14, 2014

san clemente cuenca

Situada en la comarca de la Mancha alta, al sur de la provincia de Cuenca el viajero se encuentra con San Clemente, una pequeña joya del Renacimiento por cuyas calles pisaron personajes tan diversos como los Reyes Católicos, el gran arquitecto Andrés de Vandelvira, el monje Constantino Ponce de la Fuente o el militar Hernán González del Castillo.

Aunque se han encontrado restos de época romana, un puente sobre el rio Rus y restos de una calzada, el origen de esta villa hay que buscarlo entre los siglos XI y XII cuando un vasallo del Rey Alfonso VI llamado Clemente Pérez de Castillo, también llamado de Rus, construye una casa fortificada sobre los terrenos en los que hoy se alza la iglesia de Santiago Apóstol. Tras la batalla de las Navas de Tolosa el pueblo quedo definitivamente anexionado a la Corona de Castilla, formando parte del Marquesado de Villena bajo el señorío de los Manuel primero y más tarde de los Infantes de Aragón siendo Don Juan Pacheco quien le concede el título de villa en el año 1445.

La villa comenzó a crecer tras la Guerra Civil Castellana que enfrentó a los partidarios de Isabel de Castilla “la Católica” y Juana de Castilla “la Beltraneja” en la segunda mitad del Siglo XV. La villa de San Clemente, aunque se encontraba bajo control del Marques de Villena, partidario de Juana, decide apoyar a los isabelinos provocando así graves problemas de abastecimiento para las tropas del Marques de Villena. Este hecho fue premiado por los Reyes Católicos quienes visitaron San Clemente en al año 1488 haciéndola de realengo y confirmando varios privilegios a la villa.

Así el periodo que va de los siglos XV a XVI es el de mayor esplendor de San Clemente, siendo repoblada y experimentando un gran desarrollo agrícola y comercial llegando a la villa familias de nobles como los Haro; se fundan monasterios y casas de peregrinos, se construye la Real Casa de Estudio de la Compañía de Jesús, el Real Pósito, se mejoran las obras del Ayuntamiento y la Iglesia de Santiago Apóstol y se establece en la villa la residencia del Gobernador del Marquesado de Villena con jurisdicción en 26 villas y 2 ciudades. Así, a San Clemente se le conoció como “la Pequeña Corte Manchega”.

Otra Guerra marcará un punto importante para San Clemente, la de sucesión a la corona de España de principios del siglo XVIII, siendo San Clemente cuartel general del Duque de Berwich, sirviéndole de gran ayuda en la decisiva batalla de Almansa,  por lo que el rey Felipe V le otorgará el título de “muy noble, muy leal y fidelísima villa”.

Ya en siglo XIX, tiene protagonismo en la Guerra de Independencia española ya que en San Clemente quedó destinada la división Frére, la cual sufrió grandes padecimientos por las acciones de los habitantes de la villa, destacando al héroe local Bibiano Hellín, al que cita Pérez Galdón en los “Episodios Nacionales”.

A día de hoy, San Clemente es una preciosa villa, partido judicial de la provincia de Cuenca y capital y centro de servicios de la Comarca de la Mancha Baja.

Gracias a ese esplendor de los siglos XV a XVI San Clemente esconde un rico patrimonio artístico, lo que le valió el título de Conjunto Histórico – artístico en el año 1980. Tiene dos edificios considerados bien de Interés Cultural, el Antiguo Ayuntamiento (hoy sede de la Fundación Antonio López) y la Iglesia de Santiago Apóstol. Su Plaza Mayor se considera una de las 7 más bonitas de la provincia de Cuenca.

El antiguo Ayuntamiento de San Clemente, fue levantado en el siglo XVI. Es un edificio de esquina de forma rectangular con dos plantas más un torreón situado en la zona izquierda. La planta baja es una preciosa galería porticada con siete vanos y columnas dóricas (una de ellas fatídicamente deteriorada por un error humano) arcos de medio punto y decoración de molduras. En la parte alta se desarrolla una sucesión de ventanas con arcos de medio punto y cornisa corrida a lo largo de la fachada, sobre la que se extiende un friso decorado por rosetones que representan oficios y actividades desarrolladas en la villa (os reto a encontrar el correspondiente a la cetrería, actividad que conto con mucha fama en la villa). En el centro se alza un inmenso escudo real de los Austrias entre pilastras jónicas con bellísima decoración. A la izquierda y cerrando la plaza Mayor se prolonga la fachada en un arco de medio punto que da acceso a la calle. En la actualidad es sede de la Fundación Antonio Pérez de Cuenca. Os recomiendo que subáis a la primera planta (y, si es posible, salgáis a la terraza) puesto que desde ahí se obtiene una de las mejores vistas de la plaza Mayor de la villa.

En frente se encuentra la Casa de Cultura, actual Ayuntamiento de San Clemente, un edificio del siglo XVI del que solo queda una galería porticada en la planta baja con soportales, compuesto por once arcos de medio punto. Este edificio fue Audiencia real y sede del Cuartel General del Duque de Berwich.

Cerca del Ayuntamiento, cerrando la Plaza Mayor y dando paso a la plaza del Pósito, se encuentra la Iglesia de Santiago Apóstol. Se trata de un edificio en el que se mezclan elementos renacentistas con góticos. Costa de nave central y dos laterales con capillas laterales, pudiéndose apreciar en su interior la diferencia en los estilos de construcción así como en el exterior se puede apreciar que quedo sin terminar, consecuencias de la falta de financiación. En su interior, en una de las capillas laterales esconde una verdadera joya arquitectónica que no debe perderse. Se trata de una Cruz de Alabastro del siglo XVI realizada en estilo gótico florido (se dice que en España solo hay 3 iguales construidas en el mismo material y en el mismo estilo). En este punto resulta interesante las historias que hablan de porque está aquí esta Cruz. La que más nos gusta es la que señala que su destino era la Catedral de Santiago Apóstol pero que los bueyes que la trasportaban se derrumbaron frente a la Iglesia de la villa y renegaron a continuar la marcha, quedado pues la Cruz en la Villa de San Clemente. También cabe destacar una imagen de la Virgen de las Nieves, talla en madera policromada probablemente del siglo XII. En la capilla donde se sitúa esta imagen se considera que construyo su vivienda el fundador de la Villa Clemente Pérez del Castillo.

Justo en frente de la Iglesia de Santiago Apóstol se encuentra el Pósito, edificio también del siglo XVI, de dos plantas y forma rectangular, fabricado en mampostería. En su fachada destacan dos puertas con arco de medio punto. En la más grande se pueden apreciar dos carneros enfrentados, lo que nos habla de que este edificio fue carnicería de la población. En el centro de la portada aparece el escudo de los Austrias donde se puede leer que “esa obra se hizo reinando su majestad del rey Don Felipe II nuestro señor”. Fue pósito (lugar de almacenamiento de grano), Cuartel de la Guardia Civil, carnicería y en la actualidad Juzgados de 1ª Instancia del Orden Civil y Registro Civil.

Al sur de la Iglesia de Santiago Apóstol, cerrando la Plaza del Pósito o de la Iglesia, se encuentra la antigua Cárcel que fue sede de la Santa Inquisición. En la actualidad, este edificio alberga la Sala de Exposiciones Municipal, el taller de grabado de la Fundación Antonio Pérez, el Museo de Artes Decorativas Navideñas de San Clemente (bien vale una visita en Navidades puesto que realizan uno de los belenes más grandes e interesantes de la provincia de Cuenca) y el Museo de la Virgen de Rus, donde se puede conocer la historia de la patrona de la villa pero, sobre todo, apreciar la preciosidad de alguno de sus mantos. Más abajo hablamos de la Fiestas que se celebran en honor de la misma, declaradas de Interés Turístico Regional.

Cerrando la plaza, uniendo el Pósito, la antigua Audiencia Real y la Iglesia de Santiago Apóstol encontramos el Arco Romano, una obra del siglo XVII cuyo frontón está coronado por el escudo de armas de la villa.

Cerca de la Plaza Mayor se encuentra la Plaza de la Torre Vieja, presidida por esta construcción de carácter militar que se dice perteneció a Hernán González del Castillo, familiar en línea directa de Clemente Pérez del Castillo. Hoy alberga el Museo Etnográfico y de Labranza con piezas de la vida cotidiana de los hogares, labores de campo y de diversos oficios artesanales. Recomendamos  su visita y especialmente que subáis a la azotea desde donde se aprecia una de las mejores vistas de la villa.

Además de todos estos edificios, San Clemente destaca por su arquitectura religiosa y civil. Dentro de los edificios religiosos encontramos cuatro conventos, el de las Madres Descalzas, las Hermanas Clarisas, del de los Padres Franciscanos (que en el año 1563 recibió autorización para impartir clases de gramática) y el de las Trinitarias, todos ellos del siglo XVI. Decir que solo se pueden visitar las Iglesias de estos conventos en los horarios de misa, puesto que son de clausura, encontrándose alguno de ellos deshabitado. Además existen varias ermitas como la de la Cruz Cerrada o de San Roque (donde se encontraba originalmente la Cruz de Alabastro – si tenéis la posibilidad de hablar con las personas de este barrio de San Roque, os podrán contar como a día de hoy todavía están esperando el regreso de la Cruz de Alabastro a su pedestal original), la de Nuestra Señora de los Remedios, la de San Nicolás o la Ermita de Santa Ana (hoy entrada al Cementerio Municipal de la villa). Igualmente interesante es la portada de la Iglesia de la Compañía de Jesús (antiguo hospital de peregrinos), edificio que hoy es sede de la Agrupación Musical San Clemente de la Mancha.

En cuanto a los edificios civiles, destacan varias casas palaciegas como la Casa de los Acacio (habilitado como alojamiento rural), la portada del antiguo Palacio de Piquirroti (se cree que pudo pertenecer a una familia de italianos que se asentaron en la villla), la Casa – Palacio de Osma o el Palacio del Marqués de Valdeguerrero. Por desgracia ninguno de ellos es visitable aunque de este último podéis apreciar sus jardines y algunas dependencias desde la azotea de la Torre Vieja.

Rutas en San Clemente

Decir que por San Clemente pasan varias rutas. Destacamos que es parada del Camino del Quijote (en esta obra maestra de la literatura española Sancho hace referencia al “voto a Rus” considerando que se refiere a la patrona de San Clemente, la Virgen de Rus) y del Camino de Santiago de Levante o Camino de Valencia. Junto a ellos, forma parte de la Ruta del Cristal de Hispania o los Caminos del Vino entre otras.

San Clemente destaca también por su Semana Santa, con tallas de gran riqueza que, junto con la monumentalidad de la villa, hacen que sea una de las mejores de la provincia de Cuenca. Destacan las procesiones de Jueves Santo y Viernes Santo así como la del Domingo de Resurrección.

Las fiestas locales, la feria, se celebra del 18 al 23 de agosto, gracias a la concesión que hizo el Rey Felipe V tras la Guerra de Sucesión, otorgando a la villa tres días de feria franca que se sumaron a los tres de los que ya disponía la villa.

Venida de la Virgen

Sin lugar a duda, los acontecimientos de mayor importancia en la villa son la Venida de la Virgen y el Día de Rus, fiesta declarada de Interés Turístico Nacional. Ambas se celebran en honor de la Virgen de Rus, patrona de la villa, siendo esta imagen muy querida en la comarca.

La fiesta se inicia el Domingo de Resurrección cuando tiene lugar la celebración de la Subasta de las Andas de la Virgen y de las andas de la Cruz. Los apostantes van subiendo a una tarima preparada bajo el soportal del antiguo Ayuntamiento para conseguir que su cuadrilla que se quede con las andas.

Al domingo siguiente (segundo domingo de pascua) tiene lugar la “Venida de la Virgen”, que es considerada una de las romerías más antiguas de toda Castilla la Mancha siendo un día en que el pueblo llega a doblar su población. Se celebra una romería donde, a la carrera, se lleva a la Virgen del Remedio a la ermita de Rus (un trayecto de unos 9 kilómetros) y, tras un intenso almuerzo, se trae al pueblo la imagen de la Virgen de Rus donde permanecerá durante 40 días. La romería de la mañana finaliza con la entrada de la Imagen de la Virgen de Rus en el convento de las Carmelitas a la carrera (textualmente a la carrera, podéis comprobarlo en youtube), siendo este uno de los momentos más importantes de la Romería. En la tarde del domingo, a partir de las 21 horas se inicia la romería de gala que discurre entre el convento de las Carmelitas y la Iglesia de Santiago Apóstol, donde cuadrillas de 4 mozos se van turnando para portar la imagen que, junto con sus andas, llega a pesar en torno a los 500 kilos, realizando la entrada triunfal en la Iglesia al ritmo del Himno de España. Reseñar que tanto en la procesión de la mañana como en la de la tarde, la imagen se baila al ritmo de pasodobles interpretados por la Agrupación Musical San Clemente de la Mancha.

Día de Rus

El Día de Rus, que se celebra el Lunes de Pentecostés, se produce la romería al contrario, llevándose a la Virgen de Rus a su ermita y devolviendo al pueblo a la Virgen de los Remedios. Ese fin de semana se celebra además el Mercado Medieval y Renacentistas que llena la plaza mayor de San Clemente de actividades, mercadillo…

Otros actos de interés que se celebran en la villa son el Festival Regional de Teatro Francisco Nieva, el Certamen de Pintura Rápida, el Festival de Bandas de Música y la Feria Agrícola y Ganadera FERAGA.

Cómo llegar a San Clemente

A San Clemente se puede acceder desde la Autovía A3  (Madrid-Valencia), por la Autovía A31 o la Nacional 310, siendo un buen lugar para pasar un fin de semana en pareja o en familia disfrutando de su historia, arquitectura y gastronomía o como base para recorrer los diferentes puntos de interés de la comarca como Belmonte, Alarcón, Villaescusa de Haro… Dispone de varios hostales y casas rurales así como una atractiva oferta gastronómica.