Saltar al contenido

5 Bonitos puentes del mundo

Abr 1, 2015
Puente de Sydney

Los puentes tienen tras de sí muchas historias. Son lugares muy turísticos que suelen atrear a los viajeros. Además, son sitios donde se pueden captar excelentes imágenes. Por ello, nada mejor que conocer una serie de puentes que se encuentran distribuidos a lo largo de todo el mundo.

1º. Puente U-Bein Amarapura (Amapura, Birmania)

Se trata del puente de madera más largo del mundo. Levantado hace 150 años con el objetivo  de unir la pagoda de Kyauktawgyi y la aldea de Taungthaman con la ciudad de Amarapura.  Las aguas del lago Taungthaman se tornan azul marino. Toda una maravilla asiática.

2º. Puente Carlos (Praga, República Checa)

Destaca como el puente más antiguo de los 18 puentes que cruzan el río Moldava. Se levantó en 1380. Desde su pétrea barandilla se ve una panorámica espectacular a ambas orillas del río: la Ciudad Vieja, el Castillo, el barrio de Mala Strana y la Isla de Kampa. Treininta espléndidas estatuas lo coronan.

3º. Puente Luis I (Oporto, Portugal)

Este puente une Oporto con Vila Nova de Gaia. Su estructura recuerda a los bajos de la Torre Eiffel,  e incluso su arquitecto Theóphile Seyrig fue discípulo de Gustave Eiffel y también autor del colindante puente de María Pía. Les diferencian los dos niveles con los que dispone el de Luis I. El de hierro colado y acero fue se puso en liza  por Luis I y su esposa, la reina María Pía de Saboya.

4º. Puente Benjamin Franklin (Philadelphia, Estados Unidos)

 El que fuera en su tiempo el puente colgante más largo del mundo honra  Benjamin Franklin. La estructura azul del puente cruza el río Delaware uniendo Filadelfia con Candem. Fue erigido por el ingeniero polaco Ralph Modjeski, un refernte en la historia de la construcción de puentes en este país.

5º. Puente de la Bahía (Sidney, Australia)

Puente de Sydney
Puente de Sydney iluminado de noche

Levantado por la firma británica Dorman Long & Co Ltd de Middlesbrough, este puente se abrió al público en 1932, cumpliendo su finalidad de unir el centro financiero con la costa norte de la ciudad. El  Harbour Bridge  cuenta con ocho carriles de automóviles, dos líneas de ferrocarril y una ciclovía. Lo más valiente, atados por una cuerda, pasean por el arco a una altura de 134 metros para observar la más impresionante vista de la Bahía de Sydney.