Cinco lugares mágicos de Egipto

 No puedo olvidar mi pasión por Egipto. Lo tengo en mi mente día sí y día también. Amo Egipto, su historia, su civilización, su leyenda, sus monumentos, sus ciudades, … En este momento, me encantaría estar en el país del Nilo en cualquiera de los siguientes lugares:

1º. Las Pirámides de Gizeh:

Me encantaría volver a pasear por la noche entre las tres pirámides (Keops, Kefren y Mikerinos) y la Esfinge, ver el espectáculo de luz y sonido que cada velada ilumina la meseta de Gizeh. Disfrutar con la contemplación de la única maravilla del mundo antiguo que sigue hoy en día en pie. Las Pirámides te quedan sin palabras y la Esfinge te maravilla. Es el mayor icono de Egipto.

2º.  Río Nilo:

Sería muy feliz dando un paseo romántico en una faluca por el caudaloso y lleno historia río Nilo. La faluca es una embarcación típica egipcia que surca las aguas del Nilo. Un paseo junto a tu pareja por el río de los faraones resulta una experiencia inolvidable, más que mágica.

3º. Mercado de El Khan El-Khalili:

Cuando uno viaja a El Cairo, capital egipcia,  debe dejarse imbuir por la maravillosa y singular atmósfera de este mercado de calles estrechas y llenas de comercios y vendedores. Hay que dedicar una tarde a perderse por allí y comprar, regatear y negociar con los curiosos y amables comerciantes egipcios.

4º. Abu Simbel:

Este bello e impresionatne  lugar donde Ramsés II edificó dos templos representa todo el poder de los faraones y la suprema importancia de la religión en el Antiguo Egipto. Su ubicación, su belleza, su transcendencia y su grandiosidad te dejan sin palabras. Recomiendo visitarlo al amanecer y si llega el presupuesto económico llegando a través de una embarcación desde el lago Nasser.

5º. La sala hipóstila del Templo de Karnak en Luxor:

Un lugar que irradia una energía, un poder, un carácter, un sentimiento, que no se puede explicar sino sólo sentir cuando uno está allí. Las gigantescas columnas que te rodean te hacen sentirte muy pequeño. Además, el resto del templo nos deja maravillas inigualables.

Egipto  es un país que te atrapa, te enamora, te cautiva y te conquista. Y, particularmente, estos cinco lugares resultan mágicos, muy mágicos. Nunca olvidarás tu viaje a Egipto, se quedará en tu corazón como siempre, más alla de la eternidad como las momias de los faraones.