Saltar al contenido

El Templo de Isis de Filae

Ago 7, 2011

Viajar a Egipto, visitar el país de los antiguos faraones, navegar por el río Nilo suponen experiencias inolvidables. Egipto enamora a cada instante, en cada rincón uno se deslumbra, ante cualquier monumento uno se maravilla. Es un país lleno de magia, historia, belleza y arte.

Uno de los lugares más bonitos de todo Egipto lo encontramos en la isla de Agilkia, en pleno río Nilo, al sur de la antigua presa de Assuán, cerca del lago Nasser  y camino hacia Abu Simbel. Allí se alza  el Templo de Isis de Filae.

Debido a las inundaciones del Nilo, el enorme complejo fue desmontado piedra a piedra entre 1972 y 1980, y los templos fueron reconstruidos a una altura superior a 20 metros en la cercana isla de Agilkia.

Podemos llegar al Templo de Isis en una pequeña lancha o una faluca. Tras comprar la entrada (puede costar entre 20 o 30 libras egipcias), comenzamos nuestra visita. De octubre a abril, suele estar abierto desde las 7.00 a las 16.00 horas y de mayo a septiembre desde las 7.00 a las 17.00 horas, si bien no es algo fijo para siempre. Si se acude en verano, recomiendo hacerlo en las primeras horas del día porque el calor a partir del mediodía puede llegar a ser muy molesto en esta zona.

Iniciamos nuestro recorrido en la base del pabellón de Nectanebo, la parte más antigua del complejo de Filae. Descendemos por el  patio exterior del templo hasta alcanzar el Templo de Isis que se alza orgulloso con sus torres de 18 metros situadas en el primer pilón, donde se observan los relieves de los enemigos heridos por Tolomeo XII, el padre de Cleopatra.

En el patio central del Templo de Isis encontraremos la casa del nacimiento, dedicada a Horus. El segundo pilón nos conduce a la magnífica sala hipóstila de 10 columnas hasta llegar al santuario interior de Isis. Además, bajando por una escalera hallaremos la capilla de Osiris.

Al norte de la pequeña isla, podemos contemplar el templo de Augusto y la puerta de Diocleciano. Al este de segundo pilón, se halla el maravilloso Templo de Hator. Ya al sur, concluiremos nuestra visita con un inacabado pabellón junto al río Nilo, conocido como el quiosco de Trajano o cama del faraón.

Un lugar mágico, inolvidable, en medio de río Nilo, en el sur de Egipto, un conjunto que nos cautivará y enamorará. El Templo de Isis de Filae es una cita ineludible en cualquier crucero por el Nilo.