Saltar al contenido

El montículo de la serpiente, un icono de Ohio

Feb 24, 2013

montículo de la serpiente

Rodeado de escarpadas lomas boscosas y de una pared rocosa verticla, una cresta prominente y curva serpentea por Ohio Brush y East Creeks en el condado de Adama, en Ohio (Estados Unidos de Norteamérica).

“Serpentear” es la palabra perfecta, ya que hace unos 1.000 años, en el 1050 aproximadamente, el pueblo fort ancient eligió esta afilada cresta para construir uno de los terraplentes más largos y más extraordinarios del mundo: un montículo extenso y sinuoso de seis metros de ancho y de cerca de un metro de alto, con forma de serpiente, una imagen que sólo puede verse entera desde el cielo.

Empezando por el extremo occidental de la cresta, la perfecta espiral formada por la cola de la serpiente, que va en dirección opuesta al sentido de las agujas del reloj, se va desarrollando por la parte superior de la cresta con suaves ondulaciones a lo largo de unos 350 metros. Por último, se dibuja la cabeza de la serpiente. En su mandíbula parece tener un enorme huevo, un recinto ovalado en el extremo oriental de la cresta.

Las serpientes son importantes para muchas culturas amerindias, como símbolos de fertilidad y regeneración. La idea de “serpiente cósmica” o el “huevo cósmico”  como fuente de la existencia también aparece en otras partes del mundo.

La cabeza del montículo de la serpiente mira hacia la puesta de sol en el solsticio de verano, y las ondulaciones de su cuerpo también están orientadas hacia otros acontecimientos, como el amanecer del equinoccio y del solsticio de invierno.

¿ Era el “huevo”, en realidad, el sol, “tragado” por la serpiente cósmia en el día de San Juan, elpunto de inflexión del año? El cuerpo cuenta con siete ondulaciones, un número que tiene mucha importancia para las tradiciones amerindias, como cuando los pueblos indios aceptan su responsabilidad con aquellos que vengan después, hasta la “séptima generación”.

Quizá el montículo de la serpiente fuera el dramático escenario de un rito sagrado habitual de renovación en el que se celebraba el comienzo del viaje del sol hacia el invierno y en el que se le animaba a que volviera.

Foto vía La Tercera