Saltar al contenido

Taos, un rincón norteamericano con encanto

Nov 28, 2011

Taos es un preciosa comunidad de Nuevo México (Estados Unidos) con monumentos históricos, excelentes pistas de esquí y famosas colonias artísticas. Esta mezcla de las culturas de los indios americanos, los españoles y los angloamericanos se manifesta en el arte y la arquitectura, la música, la danza, la comida y los festivales.

La histórica Taos Plaza y sus calles colindantes contienen edificios de adobe, antiguos hogares de algnos de los ciudadanos más destacados de Taos. Transformados en galerías, tiendas y boutiques, forman un agradable paseo con muchos tesoros escondidos.

Taos Pueblo es la antigua localidad de la tribua que hablaba el idioma tiwa, los Inidos Americanos Pueblo. Situado a 1,6 kilómetros al norte del Taos moderno, junto al río Pueblo, ha sido el hogar de esta tribu desde hace más de 100 años. Las construcciones de adobe marrón rojizo de los Pueblo, edificadas entre los años 1000 y 1450, son un Monumento Histórico Nacional y Patrimonio de la Humanidad, y todavía hoy en día siguen habitadas.

Antiguo hogar de mineros, tramperos, ganaderos y pasteros, Wheeler Park, el pico más alto de Nuevo México (4.011 metros de altura), alberga actualmente The Enchanted Circle, una zona de recreo invernal en el que los amantes del esquí de fondo podrán disfrutar de todas sus pistas y praderas en el bosque nacional de Carson y las pistas del Enchanted Forest Cross Country Ski Area.

En Taos hay diversas estaciones de esquí, com las de Taos, Red River, Sipapu y Angel Fire, por lo que ofrece la posibilidad de esquiar en varios lugares inigualables en gran diversidad de terrenos, nieve de primera calidad y un tranquilo village alpino para esquiadores de todos los niveles.

Además, tanto si quieres esquiar, montar a caballo, andar en bicicleta, hacer senderismo, rafting  o navegar en kayak, las fascinantes montañas y la Garganta del Río Grande ofrecen todo tipo de actividades al aire libre.

Por último, hay que visitar el rancho donde vivió D.H. Lawrence en los años 20 del siglo XX y la Hacienda Martínez  que es la residencia convertida en museo del Padre Martínez, uno de los primeros colonos españoles de Taos.