Saltar al contenido

La isla de Saint-Louis, una preciosidad parisina

Ago 22, 2012

Cuando uno viaja a París (Francia) no para de visitar lugares magníficos. Uno de ellos, es la maravillosa isla de Saint-Louis, vecina de la isla de Cité con la que está unida a través de un puente.

La isla de de Saint-Louis desprende una calma provinciana y llena de encanto. Casi desprovista de monumentos (aparte de su pequeña iglesia), es el lugar de residencia de varios artistas e intelecuales con fortuna.

La rue Saint-Louis-en-l’Ile, que atraviesa la isla, merece un paseo tranquilo  por sus  atractivas tiendas y colarse en el número 51. Asimismo, en el número 24, el recogido salón de té La Charlotte de l’Isle o el más refinado Le Flore en I’Ile, en el número 42, suponen agradables paradas; también se pueden saborear los helados y sorbetes de la Casa Berthillon, la heladería mas conocida de la capital gala, en el número 31.

Otra opción pasa por descansar en el interior de la église Saint-Louis-en-l’Ile (19 bis rue Saint-Louis-en-l’Ile. Visita de 9 a 12.15 horas). Desde lejos sobresale su pintoresco reloj construido en 1741. Su interior es uno de los mejores ejemplos del barroco religioso del siglo XVII.

Otras casas interesantes de contemplar  en los muelles que rodean esta pequeña isla  parisina son las de los números 9, 13, 15 y 37 del quai d’Anjou, y en el quai de Bourbon, los números 11, 13, 15, 17, 19 (donde residió la escultora Camille Claudel, gran amiga de Auguste Rodin) y en 19 bis.

Por otra parte, en el quai d’Anjou está el Hotel de Lauzun (17 quai d’Anjou. Visita de abril a octubre, sábado y domingos, desde las 10.00 a las 17.45 horas), uno de los pocos hoteles que conserva su fastuosa decoración original. Construido a mediados del siglo XVII por Le Vau, su fachada presenta un balcón de hierro forjado, totalmente nuevo para la época.

Por último, hay que ver un pequeño teatro (39 quai d’Anjou), instalado en unas antiguas caballerizas y que cuenta con una notable programación. Finalmente, el quai d’Orléans está bordeado de hermosos edificios, como el Hotel Rolland, en los números 18-20, o los números 6, 8 y 22.