Saltar al contenido

Saint-Malo, una joya de la Bretaña francesa

Oct 5, 2015

Saint-Malo es una bella comuna de Francia, situada en la región de Bretaña en el departamento de Ille y Vilaine, de donde es una subprefectura. Antigua isla fortificada, Saint-Malo ocupa una situación totalmente estratégica en la desembocacura del río Rance.

Estación balnearia conocida por su ciudad cercada y su histórica relación con el mar,  Saint-Malo es una de las más visitadas de toda Bretaña.  Fruto de una rica  y dilatada historia marítima, se trata de un puerto importante  que combina el recreo, la pesca, el comercio y el turismo.

El centro histórico de esta población francesa tiene la particularidad de estar amurallado totalmente, con una construcción que remonta al siglo XIII. Así, la mayoría de los monumentos de Saint-Malo se hallan en la zona de Intra Muros, que se corresponde con el casco histórico de la misma, si bien otros se ubican  en algunas de las localidades adyacentes absorbidas por la ciudad durante el pasado siglo como Saint-Servan.

En primer lugar, subiendo las escalears junto a la Porte de St-Vincent y caminando en sentido de las agujas del reloj se llega a la poderosa Grande Porte, construida en el siglo XV.

También destaca el Fort National que fue erigido por el reputado arquitecto militar de Luis XIV, Vauban. Este fuerte tiene acceso a pie con marea baja y ofrece preciosas v isats de la ciudad y sus fortificaciones. Con la marea baje se puede andar hasta Peti Bé Fort y Gran Bé. Desde su punto más alta se puede contempalr toda la Costa Esmeraldad.

Otro monumento ineludible en la visita a Saint-Malo es el Chateau de St-Malo que data de los siglos XIV y XV. El gran torreón alberga un museo de la historia de esta población gala. Desde sus torres vigía se pueden tomar fotografías inolvidables.

Por último, dentro de la ciudad, existe un singular laberinto de estrechas calles empedradas con edificios que albergaan créperies, marisquerís y tiendas. Además, por la Rue Porcon de la Barbinais se llega a la Cathédrale de St-Vincent en la cual llama la atención su impresionante vidriera de coloers del prebisterio.