Saltar al contenido

Iglesia de Matías, un bello templo en Budapest

May 11, 2015

La capital de Hungría, Budapest,  tiene numerosos hitos turísticos para el viajero. Uno de los más interesantes es la Iglesia de Matías. Merece la pena visitarla en un viaje por Budapest.

La iglesia de Matías u oficialmente la iglesia parroquial de Nuestra Señora fue construida entre los siglos XIII y XV como templo católico. Algunos de los estilos arquitectónicos existente datan del reinador de Segismundo de Luxemburgo, pero su nombre alude al rey Matías Corvino, que amplió y embelleció notablemente la iglesia.

Buena parte de los detalles originales se perdieron cuando los turcos la convirtieron en Gran Mezquita en el año 1541. Duranta la liberación de Buda quedó prácticamente arrasada, pero fue reconstruida por los franciscanos en estilo barroco.

La iglesia padeció nuevos destrozos en el año 1723 y fue restaurada en estilo neogótico por Frigyes Schulek en 1874-1896. La cripta alberga el Museo de Arte Sacro.

Hay que fijarse en la Virgen barroca. Según la leyenda, la primitiva estatuta fue emparedada en un muro de la iglesia durante la ocupación turca. En 1686, el templo fue casi destruido y la imagen apareció como por milagro hecho que los turcos tomaron como presagio de su derroat.

También destaca la portada principal de la iglesia. Sobre la portada de poniente hay un bajorrelieve del siglo XIX, obra de Lajos Lantai, que representa a la Virgen con el Niño sentada entre dos ángeles. Asimismo, sobresale la portada de María. Esta Asunción de la Virgen es el ejemplo más sobresaliente de la escultura gótica húngara.

En el interior, llama  la atención la tumba del rey Béla III y Ana de Chatillon. Los restos de esta pareja real fueron trasladados dsde la catedral de Szekesfebervar a la iglesia de Matías en 1860. Yacen bajo un dosel ornamental en la capilla de la Trinidad. Asimismo, maravillan las vidrieras: tres ventanas en arco de la fachada sur se embellecen con vidrieras del siglo XIX.

Por último, recomiendo fijarse en la Torre de Béla. Esta torre debe su nombre al fundador de la iglesia, el rey Béla IV, y conserva varios de sus primitivos elementos góticos.