Saltar al contenido

Cuevas de Ellora, una maravilla inolvidable de la India

Abr 7, 2015

Ellora es un magnífico lugar arqueológico que se encuentra a unos 30 kilómetros de la ciudad de Aurangabad (La India). Fue construido por los gobernantes Rashtrakutta. Este sitio  es muy conocido por sus cuevas monumentales, las cuales son consideradas Patrimonio de la Humanidad desde el año 1983.

Excavadas entre los años 600 y 1000 en los acantilados de basalto cerca de Aurangabad, las 34 cuevas de Ellora se extienden a lo largo de más de un kilómetro y medio. Son un monumento duradero al extraordinario espíritu de la tolerancia entre las tres grandes confesiones indígenas: el budismo, el jainismo y el hinduismo.

La mayoría de estas cuevas tiene varias cámaras, cada una de ellas excavadas en la sólida roca. Las doce cuevas budistas se excavaron a principios del siglo VII, y son principalmente monasterios, construidos en varias plantas con dormitorios y cocinas, así como capillas y salas de reunión.

La chaitya de la cueva 10 es un lugar de una tranquilidad silenciosa, donde un colosal buda sentado mira hacia abajo desde su trono, bajo un techo de vigas talladas de forma convincente para que parezcan madera. La cueva 6 alberga una bonita estatua de Tara, el bodhisattava de la compasión con su serena cara, que personifica la amabilidad sobrehumana de la deidad.

Las cinco cuevas jainistas son más pequeñas en escala, pero aquí también hay esculturas y grabados intrincados, como la deidad Ambika, sentado en un león bajo un mango, en la cueva 34.

En medio de las 17 cuevas hinduistas se encuentra el magnífico templo de Kailasa  (cueva 16). Iniciado a principos del siglo VIII y dedicado al dios Shiva, este asombroso complejo de entradas monumentales, espaciosos patios y salas, íntimas capillas e imponentes torres se esculpió a partir de un enorme conjunto de roca en los acantilados de basalto.

En definitiva, estas espectaculares cuevas representan el punto álgido de la arquitectura en roca de la India. Las 34 cuevas de Ellora son estructuras excavadas en la cara vertical de los cerros Charanandri, y son monasterios y templos budistas, hinduistas y jainíes que se construyeron entre los siglos V y X.