St.Peter-on-the-wall, una maravillosa iglesia inglesa

Cuando uno viaja a Inglaterra, tiene mucho que ver. Sin duda, las construcciones religiosas son una visita obligada tanto en las ciudades como en los pueblos de Inglaterra.
En esta ocasión, vamos a visitar el bello condado de Essex que se encuentra cerca de la capital inglesa, Londres. Así, en un viaje por la ciudad del Támesis se puede aprovechar un rato para visitar la iglesia de St.Peter-on-the-wall, uno de los templos más antiguos y bonitos del país.
La iglesia de St.Peter-on-the-wall, un hito de Essex

Posiblemente  el edificio sea la nave de la iglesia original, creada por San Cedd en la mitad del siglo VII. Presenta un  diseño semejante a las primeras iglesias sajonas en Inglatera. Elo prueba su antigüedad. Los materiales  usados en su construcción son los típicos romanos (ladrillo, silla y septaria) y la mayoría de  éstos se extrajero del fuerte que antes estaba al lado; este fuerte ya no sigue en pie.

El interior de la iglesia St.Peter-on-the-wall demuestra lo increíble que supone que todavía permanezca en tan buen estado.  Destaca la manera que se mezclan el exterior y el interior de  la iglesia que provoca que la iglesia parezca más pequeña.

Se ha conseguido un gran conjucción que hace que la iglesia sea todavía más bonita y singular.  Encima, destaca por su sencillez. Y cuando uno entra en ella, siente algo especial, tan único que no se puede explicar en palabras, lo mejor es vivirlo en vivo y en directo.

Cerca de la iglesia de St.Peter on-the-wall, conservando sus pintorescos misterios bajo la hierba, se pueden ver  los restos del coro y el prebisterio, así como las notables cámaras laterales.

Por lo tanto, hay que visitar esta iglesia de la región de Essex, cerca de Londres. Y hay que hacerlo con tiempo para verla y disfrutarla, así como para aprovechar para reflexionar en su interior sobre la vida que llevamos hoy en día. El lugar tiene algo que engancha al visitante.