Dublín, la ciudad más amable de Europa

Claro, claro que nos fuimos de bares y pubs por Dublín. Claro que salimos de noche por la zona de Temple Bar en busca de la mejor pinta de Guiness del mundo, la genuina y auténtica Guiness irlandesa. Pero claro, Dublín es mucho más. El que piense en viajar a Dublín sólo por vivir la noche dublinesa, no es muy buen turista que digamos… perdone que le diga…

En muchos lugares he leído que Dublín es la ciudad más amable de Europa. No he estado en todos los lugares de Europa, precisamente, pero os puedo asegurar que esa distinción bajo mi experiencia es cierta. Los bares siempre están llenos de gente, en los pubs uno se divierte incluso viajando solo, en las calles la gente te sonríe…

Dublín es una ciudad con más de mil años de historia. No sólo vive el turismo de su simpatía, por supuesto. Hay lugares y rincones históricos, como la Iglesia Catedral de Cristo, construida en el siglo XI y que alberga la cripta medieval más grande de Irlanda, o porqué no, el célebre Castillo de Dublín, que podéis visitar tranquilamente.

Hablando al principio de la Guiness… eso no quita para que no visitemos la famosa Guiness Storehouse, la fábrica donde se elabora esta exquisita cerveza negra. ¿Podéis creeros que es el lugar más visitado de la ciudad?. No perderos las visitas guiadas al interior, para conocer más de 250 años de historia de esta cerveza.

Y, aunque no queramos, la noche de Temple Bar nos atrae, nos puede. Las calles de esta zona están super animadísimas, con artistas callejeros, músicos irlandeses… Sales cualquier día de la semana y te encuentras los pubs a rebosar de gente. Aquí todo el mundo se divierte, todo el mundo es bien recibido.

Para terminar la noche un paseo a orillas del río Liffey, cruzando el famoso Puente Ha’penny, todo un símbolo de la ciudad, ya que desde 1816, año en el que se inauguró, hasta el 2000, fue el único puente peatonal de la ciudad. Las vistas de Dublín, con sus luces y su animación, son ideales para echar las últimas fotos antes de irnos para el hotel.

¿Quién no se anima a descubrir la ciudad más alegre y amable de Europa?. Pero claro, sin ir a sus bares, ni a sus pubs, ni probar sus pintas de cerveza Guiness… bah, bah, bah… no me hagáis caso… es imposible resistirse, que queréis que os diga.

Comments are closed.