La Iglesia Carmelita de Whitefriar alberga los restos de San Valentín en Dublín

Los restos del Patrón del Amor, San Valentín, se hallan en Dublín, la capital de Irlanda. Así, la Iglesia Carmelita de Whitefriar asegura tener los restos de San Valentín en un diminuto ataúd dorado en el interior del templo. Todo un hito.

Fuera de Dublín no se suele conocer el dato de que esta iglesia afirma de manera tajante que cuenta con los restos de San Valentín. Según las autoridades de la iglesia, los restos  fueron donados a lo largo del siglo XIX por el Papa Gregorio XVI, quien ordenó su traslado desde su anterior lugar de reposo, el Cementerio de San Hipólito en Roma, la capital de Italia.

La historia de cómo los restos de San Valentín acabaron en esta iglesia dubliensa es muy curiosa. De este modo en 1835 un fraile carmelita llamado John Spratt visitó Roma y a causa de  sus excelsas cualidades como orador, el Papa Gregorio XVI decidió hacer un regalo a su iglesia, legándole el cuerpo de San Valentín, que fue transportado a la Iglesia de Whitefriar env  1836, donde ha sido venerado, sobre todo,  en el día de su patrón.

El sepulcro de San Valentín se encuentra a la derecha de la nave principal de la iglesia, y el sarcófago está situado bajo un altar de mármol, protegido por una gran  verja de hierro forjado y cristal. Encima del altar se alza una escultura de tamaño real del santo, encastrada dentro de un nicho de mosaico de mármol.

La Whitefriar Street Carmelite Church se sitúa en el número 56 de la Aungier Street. Se puede visitar entre las 8.00 y las 18.30 horas los lunes, miércoles, jueves y viernes; entre las 8.00 y las 21.00 horas los martes;  entre las 8.00 y las 19.00 horas los sábados;  y entre las 8.00 y las 19.30 horas los domingos.

Esta iglesia católica, construida en el año 1827, por George Papworth. Se ubica al lado de una antigua institución carmelita. Merece la pena visitarla, aparte de por albegar los restos de San Valentín.

Foto vía Wandelustful