Capri, una preciosa isla italiana

La espléndida isla de Capri está en el mar Tirreno, en la vertiente sur del golfo de Nápoles, frente la península Sorrentina. Se trata de uno de los hiatoros turísticos más bonitos de Italia. A Capri se llega tomando un transbordado o un hidrodeslizador dsede Nápoles, Sorrento, Salerno, Positano o Amalfi.

Capri era el escenario de recreo y ocio  de los emperadores de la antigua Roma. César Augusto fundó posiblemente el primer museo paleontológico en la Villa Augustus, para mostrar los artefactos de la Edad de Piedra descubiertos por sus albañiles. Tiberio se retiró en Capri  en el año 27 y erigió varias villas.

En la actualidad, las ciudades de Capri y Anacapri, la segunda ciudad de la isla, están llenas de turistas, no obstante la campiña que hay entre ellas y a su alrededor es montañosa, maravillosa  y mucho menos concurrida.

En primer lugar, se deben visitar  los jardines de César Augusto y disfrutar con las espléndidas vistas sobre el mar hasta las rocas Fariglioni. Además, se puede pasear  por la Via Tiberio hasta la Villa Jovis, la  más grande villa romana. En Anacapri, recomiendo visitar  la Villa de San Michele y sus majestuosos  jardines, erigidos por Axel Munthe, un doctor suizo, sobre las ruinas de otra villa romana.

Por otro lado, se tiene que visitar la famosa gruta Azul, una de las muchas cuevas del rocoso litoral del sur de Italia. La luz del sol reflejada en el fondo de arena blanca hace que el agua adquiera un mágico tono azul iridiscense.

Por último, Capri es un sitio idóneo para los deportes acuáticos y el buceo así como para sentarse con un limoncello a disfrutar de las vistas y la tranquilidad de un atardecer en esta bella isla. Capri engancha de principio a fin. Si viajas al sur de Italia no te olvides de visitar esta joya.

Foto vía De viaje por Italia