Saltar al contenido

Los ‘ryokans’ japoneses se adaptan al gusto occidental

Ene 17, 2016
Reformas en los ryokans japoneses

Un viaje al bello e historico  Japón puede ser un viaje al pasado si uno optar por alojarse en un ryokan. Se tra del alojamiento más  tradicional de este país asiático, con ciertas semejanzas a los Paradores Nacionales de España, aunque sin mucha renovación ni modernidad en sus instalaciones.

Así, estos alojamientos no están hechos para satisfacer las necesidades del turista occidental, sino más bien para que el viajero se sumerja en la auténtica  vida japonesa.

No obstante, se esperan profundas reformas en los ryokans. De este modo, el Gobierno de Japón ha decidido subvencionar la mitad del coste de las reformas para adaptar estos tradicionales  hoteles de estilo a  las necesidades de los turistas extranjeros, que piden  acceso a la red de Internet, baños occidentales y letreros en diferentes idiomas.

Reformas en los ryokans japoneses

Hoy en día, los ryokan  presentan una baja tasa de ocupación de visitantes extranjeros pues éstos son  incapaces de desprenderse de sus hábitos ni tan siquiera por unos días de estancia en el mágico Japón. Entonces, estos establecimientos usarán  este plan de ayudas para transformarse  en destinos atractivos para los extranjeros . Se cubrirán más de la mitad de los gastos de acceso a Internet inalámbricos, baños de estilo occidental y letreros en varios idiomas.

Con ello, se pretende potenciar el turismo internacional al adptarse a los gustos y las necesidades de los occidentales y alcanzar alrededor de  los 30 millones de visitantes extranjeros para  el año 2020  como gran objetivo.

Para  conseguir este ambicioso reto,  además, el Gobierno japónes impulsará  el flujo de turistas extranjeros hacia las áreas rurales del país, al margen de destinos más corrientes  como Tokio o Kyoto,  a través de la mejora en las infraestructuras y los servicios.

Por último, hay que señalar que Japón tiene muchos recursos naturales, hitos arquitectónicos, ciudades  y ocio para erigirse en un país donde el turismo vaya a más, pero presenta problema en cuanto a las reservas de establecimientos hoteleros y a la hora de utilizar los trenes y los autobuses, así como algunas instalaciones hoteleras algo arcaicas.