Saltar al contenido

Pella, una bella ciudad antigua de Jordania

Mar 12, 2015
Ruinas de Pella
Ruinas de Pella
Ruinas de Pella, en Jordania

La ciudad de Pella (Jordania) es el sitio  al que escaparon los primeros cristianos perseguidos de Jerusalén, y cerca de Pella se han encontrado evidencias de algunos de los campamentos y poblados semi-permanentes más antiguos del mundo, que datan de hace 10.000 a 18.000 años atrás.

Esta antigua ciudad ofrece a los visitantes la opción de admirar los restos de un asentamiento calcolítico del año 4000 antes de Cristo, vestigios de las ciudades amuralladas de las Edades del Bronce y del Hierro, iglesias bizantinas, barrios residenciales islámicos e incluso  una pequeña mezquita medieval.  Toda una joya de la preciosa Jordania.

La mayor parte de las ruinas descubiertas se remontan a los períodos helenístico, romano y bizantino. Se encuentran en la zona baja del yacimiento, donde se han descubierto los restos de asentamientos del Neolítico y de la Edad de Cobre.

En la cima de la colina de Abu al-Qas se puede ver una necrópolis con sepulturas de las edades del Bronce medio y reciente. El ugar, luego reforzado con una muralla, se usó también en la época bizantina.

En las inmedicaciones del uadi Jirm al-Mawz se conservan las ruinas de un pequeño teatro romano del siglo I. Las termas se remontan a la misma época. La presencia de cristianos y el renacimiento de la ciuda en época bizantina explican la edificación de varias iglesias.

Se han descubierto ruinas en varios sectores de la ciudad; al oeste de las excavaciones, se pueden contemplar las ruinas de una basílica con planta de tres naves, columanta corintia y pavimento musito. La mezquita mameluca (siglos XIV-XV) continúa abierta al culto.

También se puede visitar un museo dedicado a la paleontología y a la geología proyectdo por el arquitecto Ammnar Khammash. Sin duda, el Pella Museum es toda una sorpresa.

Por  último, el valle del Yarmuk, por el que discurre un tramo del itineario, es una zona que ha mantenido su ecosistema intacto, gracias a gozar de una estratégica posición fronteriza.