Rabat, turismo en la capital de Marruecos

Me imagino que si la llaman la Ciudad de los Jardines, por algo será, ¿no?. Pero cuando estuvimos en Rabat, tuve ganas de ir buscar a aquel que se inventó el apelativo, porque Rabat podría ser muchas más cosas. ¿Ciudad de las montañas?, ¿de las flores?, ¿de las especias?… Rabat tiene mucho que ofrecernos.

He leído en muchos foros que no es la ciudad más bonita de Marruecos. ¿Contestación? Ni falta que le hace, porque Rabat es pintoresca, tiene su propio encanto y una historia de más de diez siglos. Sus murallas al atardecer así la delatan.

Como cualquier ciudad marroquí, a muchos nos gusta llegar y perdernos por sus medinas. Rabat no es una excepción, por lo que buscadla. Es una medina hermosa, con unas preciosas vistas del Atlántico y las murallas de los andalusíes. El aroma y el sabor de esas pequeñas callejuelas hace que todo se nos olvide.

En Rabat tampoco podían faltar sus zocos, en donde se vende de todo, ni tampoco mezquitas, como la de Mulay Mekki, construida en el siglo XVIII. Pero tal vez el edificio más interesante de la capital de Marruecos sea la Kasbah des Oudaias, erigida en la época almohade.

Seguro que os detendréis como yo frente a su Puerta de los Oudaias, una de las más hermosas que veréis jamás. Atravesadla para descubrir una Rabat única, ambientada con el aroma del té a la menta de su Café Moro. ¿Lo queréis probar?.

Otro de esos edificios imponentes, históricos y casi sagrado es el Mausoleo de Mohamed V, que alberga las tumbas de los reyes Mohamed V y Hassán II. A su alrededor siempre hay un mar de gente, entre turistas y lugareños.

Más historia en Rabat encontraréis con su Torre Hassán, un minarete que no pudo terminar Yacub el Mansour, ya que murió antes. Si lo hubiera acabado, tal vez estaríamos hablando del minarete más parecido a la Giralda de Sevilla.

Y a todo esto habría que añadirle la Necrópolis de Chellah, los edificios del Palacio Real, el Museo Arqueológico y calles tan animadas como la de Essouiqa y la Rue de los Cónsules, ambas perfectas para disfrutar de la gastronomía tradicional en sus restaurantes o comprar artesanía en sus tiendas.

Claro, alguien dijo una vez que Rabat es la Ciudad de los Jardines. Nosotros no acabaríamos nunca de darle nombres… y de las murallas, y de las mezquitas, las medinas, las leyendas…

Museo Mohamed VI de Arte Contemporáneo de Rabat

Museo Mohamed VI de Arte Contemporáneo de RabatA principios de octubre 2014, el Museo Mohamed VI de Arte Contemporáneo de Rabat, el primero en Marruecos y de toda África, fue inaugurado oficialmente después de casi diez años de obras y una inversión de alrededor unos 18 millones de euros).

El museo, ubicado en la parte nueva de la capital construida en la época colonial francesa (1912-56), fue inaugurado por el Rey Mohamed VI y ya ha recibido numerosos visitantes.

El nuevo edificio, ideado  por el reputado arquitecto marroquí Karim Chakor, cuenta  con un auditorio, varias salas de exposiciones que llevan el nombre de artistas internacionales, un taller pedagógico, un laboratorio para la restauración de las obras de arte y una completa librería.

Los responsables del proyecto han señalado que  el retraso de la inauguración del museo, cuya fachada exterior se rige por el estilo tradicional arquitectónico marroquí, fue debido a los cambios permanentes en los planes arquitectónicos.

La muestra inaugural se denomina “100 años de creación” y describe la trayectoria del arte contemporáneo en Marruecos desde 1914, con más de 500 notables  obras que representan a 200 artistas marroquíes.

Además, este museo pertenecerá a los 14 que gestiona la Fundación Nacional de Museos, presidida por el artista Mehdi Qotbi, quien asegura que dispone de equipamientos culturales de alto nivel.

Por otra parte, otro de los grandes proyectos culturales de esta ciudad marroquí  será el Gran Teatro de Rabat, diseñado por laarquitecta iraquí Zaha Hadid, que estará situado al lado del río Bouregreb. Este proyecto supondrá una inversión de 151 millones de euros) y se prevé que las obras están finalizadas para el año 2017.

Se trata de uno de los proyectos más ambiciosos desde el punto de vista artístico, económico y urbanístico de Marruecos, y forma parte un megaproyecto urbano y cultural lanzado por el monarca del país el pasado mes de mayo por un coste de  unos 820 millones de euros por el que se dotará también a la capital de un parque cultural y de ocio.