Saltar al contenido

Novillero, la playa más larga de México

Sep 17, 2015

Playa Novillero, ubicada en el municipio de Tecuala Nayarit (México), destaca como la playa más grande de este país con sus poco más de 90 kilómetros de largo. Además, es la segunda más grande de toda Latinoamérica, sólo superada por la playa de Praia do Cassino (Brasil), que cuenta con más de 240 kilómetros de extensión.

Si la referencia es el continente americano, Playa Novillero se vería tmbién superada por  la playa de Padre Island National Seashore (Texas, Estados Unidos), con sus 112 kilómetros.  Además, existen dos playas más grandes en todo el mundo: Ninety Mile Beach (Australia) que mide 144 kilómetros y Cox´s Bazar (Bangladesh) con 120 kilómetros.

La playa Novillero se halla en una isla a la que  se puede acceder por un puente de alrededor  100 metros que cruza el canal de La Barra para llegar al ejido de El Novillero.

La flora más común son los cocoteros y manglares. Cuenta con varias  zonas de vegetación exuberante y virgen donde se pueden ver  jabalíes, gavilanes, mapaches jaibas,, tlacuaches, armadillos y una amplia variedad de aves y reptiles

Playa Novillero, con su más de  90 kilómetros de largo y casi medio kilómetro de ancho de fina arena, es un complemento ideal para sus  apacibles aguas, así los visitantes pues meterse hasta cerca de cien metros mar adentro.

De este modo, suelen acudir muchos grupos de jóvenes y adolescentes que llegan a divertirse a estos parajes, así como  familias que organizan grandes fiestas  a la orilla de la playa.

Por otro lado, playa Novillero es una de las más seguras de este estado méxicano, por lo que se recomienda ir  para que los niños y los nadadores poco experimentados disfruten de su tranquilas olas.

Cerca de la playa, llaman la atención el Canal de Cuautla y la Laguna Brava, las cuales puede visitar en alguno de los tours en lancha que se ofrecen y ver  los manglares que son hogar de amplia  variedad de aves residentes e inmigrantes.

Por ultimo, de camino a Novillero,  se puede parar en algún ‘botanero’ familiar por Tecuala o Acaponeta, un formato singular de la región, en el que se pagan  las bebidas y la comida es gratis. También se suele probar el ‘puerco echado’, unos taquitos de lechón al horno maravillosamente  deliciosos.