Saltar al contenido

Kotor, una maravilla de Montenegro

Dic 22, 2015
Kotor, una belleza montenegrina

Montenegro es un país del sureste de Europa ubicado en la península de los Balcanes a orillas del mar Adriático. Limita por el norte con Bosnia y Herzegovina y Serbia; Albania por el sureste; Croacia por el oeste; y con el territorio de Kosovo por el este.2 La capital y ciudad más poblada es Podgorica, si bien la capital monárquica e histórica es  Cetiña.

Entre los atractivos turísticos de Montenegro, destaca Kotor como una preciosa ciudad costera del sur del país.  Se halla a apenas 23 kilómetros de la  ciudad turística de Budva y a 67 kilómetros de  Podgorica. En el año 1979, Kotor fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Kotor, una belleza montenegrina

Las atracciones de Kotor se centran en su magnífico emplazamiento al final del golfo de Kotor, un valle sumergido fluvial, rodeado de bellos acantilados y singulares colinas de laderas empinadas. Kotor atrae por por  sus playas, sus playas, su originalidad y su belleza.

Pese a haber sido golpeada por varios  terremotos, el más reciente en la década de 1970,  Kotor sobresale como  una ciudad medieval muy bien conservada, con varias  iglesias románicas de los siglos XII y XIII (destacan la catedral de Trifón y las iglesias de San Lucas y Nicolás), así como de una amplia riqueza de edificios antiguos, desde palacios hasta  casas privadas, todo ello ubicado un laberinto de estrechas calles adoquinadas y plazas como  la turística plaza de La Catedral.

Las murallas de la ciudad de Kotor, una parte se  remonta al siglo IX, son uno de los mejores ejemplos de fortificación en todo el viejo continente. Llegando a los 20 metros de altura y 10 metros de ancho en varios lugares, serpentean durante cinco  kilómetros alrededor de la ciudad y hacia la cima del alto acantilado rocoso, hasta llegar a la fortaleza de San Juan, desde donde se contempla la bahía y la ciudad en todo su esplendor.

La huella veneciana está muy present en la arquitectura de Kotor. No hay que dejar de lado que  la República de Venecia dominó este lugar  durante casi 400 años. También llama la atención la influencia italiana en la cultura y la gastronomía.

Por último, Kotor todavía no se ha convertido en una ciudad abarrotada de turistas, ello permitedisfrutar de su esencia plenamente. Así, es una localidad muy viva, con lugareños atestando las tiendas, los bares, los clubes nocturno, los locales  y los restaurantes.