Saltar al contenido

Jumilla, una sorpresa murciana

Ene 25, 2015

Jumilla es una  preciosa ciudad  que se encuentra al norte de la Región de Murcia (España).  Jumilla tiene fama por su soberbio vino y sus ricas peras. Además, su casco antiguo, declarado Conjunto Histórico-Artístico, está compuesto por calles retorcidas en las que se alzan iglesias y bellas casas señoriales levantadas en varias épocas. Jumilla está  a 69 kilómetros de Murcia y 155  de Valencia.

La palabra vino y sus “familiares”  son las que mejor definan el paseo por Jumilla: bodegas, cooperativas, vinoteras, vinerías y viñedos. No en vano, se trata de  la capital de vino de Murcia. Todo un hito.

La vista puede arancar por el Castillo de los Marqueses de Villena. Protagonista de la postal jumillana, el castillo se alza sobre los restos de varias fortificaciones que se remontan a la Edad del Bronce.

Luego, hay que ir a la Casa Consistorial que se edificó en el siglo XVI como hospital del Santi Spiritu. La fábrica actual dara de mitad del siglo XIX; sobresale su soberbia fachada, a la que en 1934 se añadió el balcón de forja. También hay que fijarse en el Teatro Vico que fue levantado en 1883 sobre los restos de un convento franciscano, y el Casón, una construcción funeraria tardorromana, aproximadamente del siglo V.

Además, el arte religioso tiene un papel destacado en Jumilla. Así, la iglesia de Santiago fue declarada Monumento Nacional en 1931. Se trata de una notable edificación en la que se amalgaman elementos arquitectónicos, escultóricos y ornamentales correspondientes a diferentes períodos artísticos. La iglesia de El Salvador , entre el neoclasicismo y el barroco murciano, se abrió al culto en 1791.

Por otra parte, se recomienda visitar el Museo Municipal Jerónimo Molina. Este museo alberga secciones de etnografía (espartería, charcutería, enología y reproducción de una farmacia del siglo XVII), ciencias naturales y arte sacro.

Finalmente, a cinco kilómetros de Jumilla, se encuentra el Abrigo del Buen Aire. Se trata de una cueva decorada con pinturas rupestres, entre las que pueden distinguirse  varias  figuras animales, como ciervos, jabalíes y bisontes.