Saltar al contenido

Sangüesa, una maravilla navarra

Mar 6, 2012

Sangüesa es la capital de la merindad homónima y el núcleo urbano más importante después de Tafalla en la Navarra Media Oriental. Se encuentra a 45 kilómetros de Pamplona. Su riqueza monumental es evidente, tanto en el arte religioso como en el civil. Si uno viaja por Navarra, debe visitar esta joya pamplonica. Además, cuenta con una rica gastronomía y varias fiestas muy concurridas.

Sangüensa está en plena Camino de Santiago, por lo que es una ciudad monumental que guarda joyas como la Iglesia de Santa María la Real, levantada al final del rúa Mayor calle que los peregrinos que vienen de Somport aún recorren. En la iglesia sobresale la portada de transición del románico al gótico. También destacan el retablo mayor plateresco y una custodia procesional.

El arte religioso profilera en iglesias y conventos. Así, la iglesia gótica de San Salvador, cuyo pórtico cobija una sencilla portada que representa el Juicio Final y que tiene un retablo mayor de estilo romanista. La Iglesia de Santiago el Mayor guarda una enorme y pétrea escultura gótica de Santiago. También sobresalen los conventos de Nuestra Señora del Carmen y de San Francisco de Asís.

En cuanto a la arquitectura civil, conviene recorrer la Calle Mayor, donde se encuentran el Palacio de los Duques de Granada de Ega, el de los condes de Guenduláin y el Ayuntamiento, de austera fachada renacentista sobre galería porticada, que se abre en una plaza situada en la parte trasera del Palacio del Princípe de Viana, fortaleza medieval de los reyes de Navarra.

En una calle tranversal (Alfonso Batallador) se alza el singular Palacio de los Marqueses de Vallesantoro, hoy Casa de Cultura, con fachada churrigueresca, escultural alero (el más bello de los que se conservan en Navarra) y una señorial escalera interior. Por último, camino de Sos del Rey Católico, en las afueras de la ciudad, se levanta la sobria y bien restaurada iglesia románica de San Adrián de Vadoluengo.