Saltar al contenido

Carriacou, una bella isla del Caribe

Ene 6, 2012

Con una mezcla de ancestros africanos y escoceses, la isla granadina de Carriacou, situada al noroeste de la isla principal en el mar del Caribe, permite atisbar la mezcla de antepasados de la población en su riqueza de atractivos históricos y festivales culturales. Se trata de una isla de gran belleza natural, tanto en tierra como bajo el agua. Un destino ideal para pasar unas vacaciones paradisíacas.

Conocida como la Tierra de los Arrecifes, Carriacou es la más grande de las islas gemelas de Granada, aunque sólo tiene 33 kilómetros cuadrados. A pesar de su tamaño, Carriacou está repleta de actividades para saciar la sed de aventura, o para disfrutar tranquilamente el día con el ritmo relajado y singular de los isleños.

Recomiendo sumergirse en las aguas cristalinas y practicar el submarinismo en uno de los arrecifes vírgenes de todo el Caribe, o bien dedicar el día sencillamente a descansar en las hermosas playas de Anse La Roche, Paradise Beach o Sandy Island.

Con un restaurante o bar en cada esquina, el apetito de cualquier turista quedará saciado gracias a la sugerente cocina isleña. Hay que probar el plato local, el maroon: arroz y maíz enrollado con carne estofada y guisantes, cocinado en un fuego abierto de leña.

Por otro lado, se debe realizar una visita al pueblo de Hillsborough, el bullicioso corazón de la isla, y entrar en las tiendas o dar un paseo por las jardines botánicos. Además, hay que acudir al histórico museo o Kido Ecological Station y ver las obras internacionalmente conocidas del artista autodidacta Canute Calliste.

Por último, en el pueblo de Windward se puede presenciar como se fabrican las barcas pesqueras siguiendo los métodos tradicionales que legaron los antiguos colonos escoceses. Hoy en día, se está incentivando a los jóvenes para que aprendan el arte de la construcción de estas barcas y al mismo sean capaces de crear nuevos modelos.