Se potencia el turismo en la Ruta de la Seda

el-gran-mapa-de-la-ruta-de-la-seda-1159

El turismo se transformará en una de las industrias protagonistas a lo largo del cinturón económico de la Ruta de la Seda, que cubre la región occidental de China (Asia) El camino conlleva un gran atractivo y el turismo será un hito de primer nivel en la misma. No obstante, se deben eliminar una serie de barreras. Por ello, sería muy bueno que los 20 países por donde pasa la Ruta de la Seda compartiesen el servicio de visados electrónicos. .

La Ruta de la Seda es  la ruta comercial terrestre abierta desde China cuando Zhang Qian fue mandado a Occidente para cumplir una misión diplomática hace ya más  de 2.000 años. Saliendo de la antigua ciudad de Chang’an,  hoy en día llamada  como Xi’an, la antigua ruta atraviesa la provincia noroccidental china de Gansu y la región autónoma uygur de Xinjiang, así como la parte central y occidental de Asia y termina en el mar Mediterráneo.

Xi’an funcionó como la capital durante más de diez dinastías de la China antigua, incluidas la Qin (221-206 A.C.) y la Tang (618-907). La ciudad tiene varias atracciones turísticas de prestigio mundial como el Museo de Guerreros y Caballos de Terracota de Qin Shihuang. No en vano, en el primer semestre del presente año Xi’an recibió 43,6 millones de turistas.

Además, a lo largo  y lo ancho del cinturón económico de la Ruta de la Seda existen numerosos  recursos turísticos, que incluyen bastantes sitios de patrimonio y paisajes en Asia Central. Por ello,  Xi’an y otras ciudades a lo largo de la ruta tienen que  fortalecer sus intercambios y cooperación en materia de turismo para resolver los problemas en la comunicación, el transporte y los visados.

Por ello, se  precisa la cooperación regional para el desarrollo y la comercialización de los productos turísticos de la Ruta de la Seda. Asimismo, se debe reforzar la protección de la cultura indígena y de los sitios de patrimonio para el desarrollo sostenible del turismo en estos lugares.

Por último, China, Kazajistán y Kirguizistán han estado trabajando conjuntamente para inscribir diversas secciones de la Ruta de la Seda repartidas por los tres países en la lista de patrimonio de la Humanidad de la UNESCO con el fin de protegerlas mucho más.