Saltar al contenido

Consejos para un viaje a Amsterdam

Jul 17, 2012

Hay mucho que visitar en Amsterdam, pero en la capital de Holanda no es necesario hacerse planes previos. No existen grandes monumentos, ni edificios espectaculares; no obstante,  toda la ciudad posee una armonía especial que es escenario descubrir paseando sin prisas por sus calles. La zona céntrica no es excesivamente grande. Sus canales, sus puentes, las estrechas fachadas de sus sus casas resultan un espectáculo único.

Otro de los hitos de Amsterdam son las compras.  Un dicho popular es bastante explícito: “Lo que no pueda encontrarse en Amsterdam, no existe”. S bien esta frase se suele aplicar en mayor o menor medida a otras ciudades del mundo, en este caso resutal absolutamente  cierta.

En Amsterdam existen casi 15.000 tiendas, más de 200 anticuarios, cerca de 150 galerías y cerca de 30 mercados. Además, los precios de los productos no suelen ser muy caros y el turista puede encontrar de todo a un precio asequible. En las compras, destacan las flores, los diamantes, las cerámicas, los zuecos de madera  y el queso.

Asimismo, la capital holandesa es un lugar ideal para saborear su gastronomía. Hay  desde sencillas cafeterías, puestos ambulantes, tabernas y mesones a restaurantes de ambiente internacional o genuinamente tradicionales.

Los restaurantes que sirven comida típica holandesa se reconocen por una pegatina que significa  una sopera con los colores nacionales, rojo, azul y blanco y las palabras “Nederlanda Dis”. Muchos de ellos ofrecen un menu turístico que merece la pena degustar.

Además, si se quiere concer bien Amsterdam hay que  realizar alguna visita a los “bruine cafe’s”, tabernas y cafés característicos con interiores oscuros, en los que se podrá  disfrutar del auténtico “gezalligheis” o ambiente acogedor tan típico de los habitantes de Amsterdam.

Finalmente, en estos lugares se saborea una amplia variedad de cervezas y ginebras, las bebidas nacionales de Holanda, al tiempo que se juega al “klaverjassen”, una especie de tute, y se cuentan historias, se improvisan tertulias y se vive en una palabra.

Foto vía Un mundo de viajes