Saltar al contenido

Rembrandthuis, la casa de Rembrandt en Ámstedam

Nov 8, 2015
Rembrandthuis

Rembrandthuis es la preciosa casa donde el genial artista natural de Delft pintó la mayoría de us obras maestras y vivió sus días más tristes. Se halla en Jodenbreerstraat, 4,  en Ámsterdam, la capital de Los Países Bajos. Se puede visitar de lunes a sábado entre las 10.00 y las 17.00 horas;  y los domingos desde las 11.00 a las  17.00 horas.

Rembrandt nació en Delft en el año 1606, sin embargo se trasladó a Amsterdam en la década de 1630, y en 1639 se compró esta bonita casa en en pleno Barrio Judío. Su mujer,  Saskia van Uyklenburgh, sobrina del prestigioso marchante de arte Hendrick Uyklenburgh, fue posiblemente el garante para el pago de esta vivienda, si bien rapidamente el maravilloso artisa empezó a ganar dinero con sus encargos de cuadros.

Saskia y Rembrandt tuvieron cuatro hijos de los cuales solo sobrevivió uno. Encima, Saskia murió en 1642 , y el artista  cayó en una profunda depresión. Titus, su único hijo vivo,  se convirtió en su representante y consiguió su padre tuviese fuerzas para volver a pintar. Sin embargo,  su hijo murió de peste en 1668, gran batacazo  que el pintor no superó jamás.

Rembrandthuis Después de este triste fallecimiento Rembrandt continuó pintando, sobre todo, autorretratos, que muestra la inmensa tristeza y la profunda melancolía en la que estaba sumido. Encima, en  1656 no pudo hacer frente a los pagos de la vivienda, que terminó siendo subastada. Rembrandt murió en la pobreza en 1696.

La casa cuenta con varias salas: La principal, donde el artista recibía a sus clientes; la cocina; su atelier; la sala para grandes cuadros; y una habitación en la que daba clases de pintura a sus alumnos y donde guardaba su colección de obras de arte, estatuas y recuerdos de todo tipo.

Todas ellas han sido  muy bien restauradas y amuebladas con objetos de la época, si bien no pertenecieron a Rembrandt. Lo que sí son auténticos son los cuadros y los grabados del artista.

Finalmente,  en la parte nueva de la casa se puede visitar  una sala de exposiciones, con obra de otros artistas contemporáneos del maestro holandés, grabados de Rembrandt y exposiciones temporales.

En definitiva, esta visita debe estar programada en cualquier visita a Ámsterdam, sobre todo, para los amantes de la pintura y, en especial, de Rembrandt.