Una ruta por Amsterdam

El recorrido a pie por el centro de la capital holandesa discurre entre canales, iglesias, casas del Siglo de Oro y museos. Los músicos callejeros, los ciclistas y el buen humor de sus habitantes acompañan al turista. Se trata de una magnífica forma de conocer el corazón de Amsterdam.

1º. Estación Central:

Desde este punto  se inician la mayor parte  de  los recorridos por la ciudad pues es el eje  del abanico que forman los canales. Además, es el principal nudo de de comunicaciones y está ubicada la Oficina de Información Turística.

2º. Plaza Dam:

Es  la plaza central de Amsterdam. En ella se hallan dos de los mayores edificios: el antiguo Ayuntamiento (hoy en día Palacio Real) y la Nieuwe Kerk, una preciosa iglesia gótica.

3º. Westermarkt:

Cruzando los canales más destacados entre ellos el Singel, que fue hasta finales del siglo XVI el límite de la localidad, se llega hasta el Keizergracht (Canal del Emperador), el más ancho de Amsterdam. Allí se puede torcer a la izquierda hasta llegar a la torre de Westerkerk (iglesia del Oeste, en la que fue enterrado Rembrandt). Cerca, en Prinsengracht 263,  está la casa de la conocida  Ana Frank.

4º. Kalverstraat:

De vuelta hacia el centro del anillo de los canales, se pasa por Kalverstraat, una de las calles comerciales más concurridas, y un poco más adelante se alaza  el Museo Histórico de Amsterdam. Atravesando un estrecho pasadizo se accede al Begijnhof, un remanso de paz.

5º. Leidseplein:

La ruta hacia el sur continua por el callejón de Heisteeg donde está  el Café Hoop. En Leideseplein, una amplia plaza con terrazas, hay cafeterías, discotecas, cines, restauratnes y el Teatro de la ciudad.

6º. Plaza de los Museos:

Prosiguiendo hacia el sur, se llega al Musseumplein, donde se hallan el Museo de Van Gogh, el Municipal, el Overholland y el Rijksmuseum.

7º. La  Curva Dorada:

Continuando por el canal Spiegelgracht y el Oude en Niewe Spiegelstraat, se llega a la Curva Dorada de Herengracht, donde las tradicionales casas han sido sustituidas por bellos palacetes levantados a finales del XVII.

8º. El Amstel:

Después de pasar por la Torre de la Moneda, el teatro Tuschinski (uno de los cines más bonitos del mundo) y la plaza de Rembrandt se cruza el Amstel, el río que da nombre a la capital de Holanda.

Foto vía Sobre Holanda