Saltar al contenido

Iquitos, el Perú amazónico

Ene 27, 2012

Aislada en medio de la selva amazónica, Iquitos es la capital del departamento de Loreto y la ciudad más grande del Amazonia peruana. Sólo se puede llegar a ella en barco o avión, y cuenta con unos de los puertos fluviales más importantes de a lo largo del río Amazonas. Deslumbrante de verdor, con misteriosos pueblos nativos a su alrededor, Iquitos es una plataforma para aventuras contratadas a medida.

Iquitos, “la perla del Amazonas”, ofrece al turista su mórbida atmósfera, su desorden aventurero, sus modestos monumentos y sus selva degradada. En la Plaza de Armas y el Paseo del Malecón están los principales hitos monumentales de Iquitos.

La iglesia Matriz fue construida en 1924. La Casa del Hierro fue traída pieza a pieza, desde la Exposición Universal de París de 1890, por el cauchero español Anselmo del Aguila. Con ella, el arquitecto Gustave Eiffel quería demostrar las excelencias del hierro en arquitectura, pero era un material poco adecuado para el calor de Iquitos. Renovada en 1897, hoy en día es un restaurante.

Casi vecina, está la Casa del Barro, que pertenecó al cauchero Carlos Fermín Fitzcarraldo, famoso desde que Werner Herzog rodó Fitzcarraldo en 1981. Actualmente es sede de la comandancia militar.

Por otro lado, el Malecón Tarapacá se empezó a construir en la época del caucho. Recientemente se ha saneado y convertido en un paseo donde transcurre la vida nocturna de Iquitos. En él está el antiguo Hotel Palace, construido en 1912 en setilo modernista y a todo lujo.

También en el Malecón, se encuentra el Museo Amazónico donde se exponen 80 esculturas del peruano Felipe Lettersten que representan a tamaño natural las distintas etnias del Amazonas. Además, llaman la atención la Biblioteca Amazónica y el Museo Municipal.

Por otra parte, las calles Próspero y Ricardo Palma concetran el comercio y los restaurantes de la ciudad. Por la Plaza de 28 de julio se llega pronto a la máxima atracción de Iquitos, el Mercado de Belén. En este lugar no sólo se venden comestibless sino también plantas medicinales, gusanos vivos, tortugas y peces del Amazonas, etc. Por último, hay que visitar el barrio de Belén y el barrio de Bellavista.

Foto vía Absolut Perú