Saltar al contenido

El Campo de Concentración de Auschwitz, un icono del horror nazi

Ene 1, 2016
El campo de concentración de Auschwitz

Hay sitios que se deben visitar para no olvidar jamás el mal que puede llegar a hacer el ser humano. Uno de los más destacados en este sentido es el campo de concentración de Auschwitz. El inexplicable horror de la visión de inumerbles juguetes, zapatos, botas, ropas, gafas y mechones de pelo humano, apilados en una seri de montones perfectramente ordenados, provoca una honda impresión. No se olvida. Un lugar que se queda grabado en el corazón y el cerebro para siempre.

Auschwitz I, con su siniestro campo hermano de Auschwitz II-Bikernau, fue el campo de concentración nazi más nefasto que estuvo operativo  durante la Segunda Guerra Mundial. Se halla a unos 45 kilómetros de Cracovia (Polonia), en el emplazamiento de unos barracones del ejército polaco, cerca del pueblo de Oswiecim.

El campo de concentración de AuschwitzEn un primer momento, este campo iba  a albergar solo  presos políticos polacos, si bien, al final,  se tranformó en una gran y horrenda factoría de muerte. Se estima que los nazis exterminaron entre 1,5 a 2 millones de personas, de ellos cerca del 90% eran judíos, sin duda, los principales damnificados del nazismo.

Sobre la puerta del campo de concentración de Auschwitz, se puede leer “arbeit match frei” , esto es,  “el trabajo os hará libres”. Las autoridades nazis de este campo de exterminio  trataron  destruir las pruebas del genocidio  poco antes de escapar ante el poderoso avance de las tropas soviéticas. No obstante, no lograron su objetivo  y unos 30 bloques de prisioneros continúan hoy en día en pie,  algunos de ello acogen  parte del interesante museo estatal de Asuchwitz-Bikernau.

Por otro lado, en la oficina de información de este campo de concentración nazi, se puede ver  un duro documental de un cuarto de hora  que aborda  la liberación del campo en el año 1945. En Auschwitz-Bikernau, a sólo cuatro  kilómetros de distancia, fue donde se llevó a cabo la mayoría del exterminio judío. En su época de mayor actividad, este salvaje campo  podía albergar a más 200.000 personas al mismo tiempo. Contaba con 300 barracones de prisioneros, cinco grandes cámaras de gas  y un crematorio.

En resumen, un sitio donde uno no va a disfrutar ni mucho menos, pero que tiene la obligación de conocer para no olvidar  jamás el pasado reciente de los seres humanos.