Saltar al contenido

El Castillo de Malbork, una sorpresa de Polonia

Dic 28, 2015
Castillo de Malbork

Polonia esconde muchas sorpresas al turista. En esta ocasión, vamos a conocer uno de sus castillos más singulares, el Castillo de Malbork, que destaca por ser la antigua sede del gran maestro de los famosos (y poderosos en su tiempo) caballeros teutónicos. Se halla en la localidad de Malbork al lado del río Nogat, un ramal del río Vistula, a unos 52 kilómetros de Gdansk y a 253 de Varsovia, la capital de Polonia.

El Castillo de Malbork es un paradigma ideal de la fortaleza medieval gótica, uno de los mejores de su estilo en el viejo contienente, y el castillo de ladrillo más grande del  planeta. Junto con su poderoso sistema de murallas defensivas con puertas y torres, abarca más 32 hectáreas. Para visitarlo se debe abonar una pequeña entrada; además, tiene dos tiendas y un notable restaurante.

Castillo de Malbork El Castillo de Malbork se levantó en 1276. En 1309 se erigió en la sede del gran maestro de los caballeros teutónicos. Durante siglos, el castillo se mantuvo inmaculado hasta que con motivo de la Segunda Guerra Mundial resultó seriamente dañado. Incluso durante esta guerra, el Castillo de Malbork fue usado como campamento de prisioneros de guerra. Después, se restauró para conservar su aspecto original.

El castillo se encuentra dividido en tres partes principales: la parte antigua es el castillo alto de forma rectangular, con un  gran patio con arcadas en el cual se alza un refectorio, una sala capitular, el tesoro y el capillla de Santa María. En el siglo XIV, el viejo castillo principal  se transformó  en el castillo medio, el gran refrectorio, el salón de los caballeros y el palacio del gran maestro. El castillo bajo  tenía  la armería y la iglesia de San Lorenzo.

Actualmente, en el interior de este castillo polaco se llevan a cabo  realizan diferentes exposiciones, como una exposición permanente sobre la biografía del castillo, junto con colecciones de escultura medieval, vmonedas y medallas, armamento, cerámica, hierro fundido, tapices y una colección de objetos de ámbar. Por  último, durante los meses estivales  se realizan preciosos espectáculos de luces y sonido en los patios del castillo.