Saltar al contenido

El Cabo de Buena Esperanza, un icono de Sudáfrica

Ene 4, 2012

El Cabo de Buena Esperanza, también el Cabo de las Tormentas, se encuentra en el extremo suroccidental de Africa. Bartolomé Dias, el navegante portugués, fue el primero que navegó alrededor de este cabo en 1488. En su particularmente inclemente viaje de vuelta, se detuvo en este punto y lo bautizó como Cabo das Tormentas. Llamado después Cabo de Boa Esperança pro el rey Joao de Portugal, fue rodeado por Vasco de Gama en 1497 en su viaje a la India.

Los audaces viajes de estos exploradorse lusos fueron el origen de la “ruta marina de los cabos” que provocó que el tráfico alrededor de este cabo fuera más frecuente, aunque se produjeron muchos naufragios por culpa del terreno traicionero y las atroces brumas que oscurecían la costa.

Para intentar minimizar el número de naufragios, se erigió el faro de Cape Point. El primer faro se construyó en 1857 en la cima de Cape Point, a 238 metros sobre el nivel del mar, pero dada su elevada posición, las nuebes y la niebla lo tapaban durante una alarmante media de novecientas horas al año.

Después de que el buque portugués Lusitania encallara en 1911, el faro fue trasladado a su ubicación actual en Cape Point,  a sólo unos 87 metros sobre el nivel del mar. Se construyó desde 1913 a 1919. Se trata del faro más potente de la costa sudafricana. Con un alcance de 63 kilómetros, desprende tres destellos de diez millones de bujías cada treinta segundos.

Los restos de los 26 buques que no consiguieron superar el cabo se encuentran esparcidos alrededor de Bellows o Albatross Rock, y en algunas playas cercanas.

El faro se halla en el parque nacional del monte Table, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La zona que lo rodea está formada por verdes colinas ondulantes repletas de senderos que conducen a playas desiertas y que son el hogar de antílopes eland, babuinos, avestruces y bonteloks, un pintoresco antílope. Desde este lado del cabo, resulta imposible percibir las tragedias históricas que tuvieron lugar a la vuelta de la esquina.

Foto vía Playas Calas