Saltar al contenido

Viajar a Bangkok – Hacer turismo y pasear por sus calles

Feb 10, 2011
Calle de Bangkok

¿Espiritual?, ¿creativa?, ¿moderna?. Iba con la idea de encontrarme una ciudad diferente, y me vine con la sensación confusa de no saber distinguir entre la enorme mezcla de culturas y emociones que se vive en Bangkok.

Bangkok son largas avenidas atestadas de gente, tráfico, caos, y pequeñas callejuelas en donde reina el silencio y la belleza. Cada día que pasas en la ciudad es distinto. No me imagino una Bangkok alejada de sus ingentes contrastes, sin ese zafarrancho de culturas que te desborda, como si te quisiera atrapar con su vida.

La gente no parece tener horarios. Los mercadillos están siempre ahí, a cualquier hora del día. A veces es imposible caminar por la acera, porque hay puestos de todo, desde ropa hasta cacharros para la cocina, pasando por fruta, comida preparada…

La gente pasa y pasa a todas horas, y los restaurantes siempre están llenos. Los coches y motocicletas no dejan de circular, y ni siquiera de noche Bangkok descansa. De noche… la noche de Bangkok

Rascacielos brillando, cláxones por todas partes, gente feliz a pesar de los contrastes, puestos de comida ambulante, como restaurantes callejeros, monjes que te saludan vagamente con la mirada, flores por las calles, muchas flores…

Antes de viajar un amigo me dijo que Bangkok es una ciudad para extremos: o se ama o se odia, o te gusta o la olvidas pronto. Yo me decanté por amarla, por descubrirla profundamente, y eso se consigue aguantando el tirón de sus calles convulsas. El secreto está en presentarte en Bangkok con ansias de descubrir algo nuevo y único.

¿Cómo puede convivir un majestuoso templo junto a un grupo de chabolas?. Apenas hay espacio para caminar. El río Chao Phraya, que divide a la ciudad en dos, está lleno de taxis acuáticos, barcazas… e incluso niños bañándose… Si esta es la rutina de Bangkok…

Cualquier excusa sería buena para ir a descubrir las calles de Bangkok. Ciudad de culturas en contraste, de las que no te engaña porque simplemente es así, tal como la vida misma, la que te atropella con su dinamismo. Es imposible definir a esta ciudad de leyenda.

Barrio chino de Bangkok

Si uno viaja a Bangkok debería pasear por su barrio chino. Se trata de un recorrido que transcurre entres salazones y pasos colgados de un gancho, y todo ello entre templos y tiendas de oro.

Wat Traimit

El principal reclamo de este templo es un impresionante buda de oro macizo, de casi tres metros de altua y cinco toneladas de peso, que hasta hace unos 50 años estaba recubierto por una cuidada capa de estuco.

Wat Mangkron Kamalwat

Este templo es la meca de los amantes de la comida vegetariana, tanto thai como china. Por eso en las inmedicaciones del restaurante han surgido otros muchos locales para vegetarianos. En el interior del templo hay una excelente tienda de especias y medicinas chinas.

Soi Itsaranuphap

Un calor pegajoso, unos olores penetrantes y unas gentes que sólo se pueden ver en Asia. Resulta particularmente curioso observar las antiguas técnicas de secado de alimentos.

Sampeng Lana. Soi Wanit

Es posiblemente la calle comercial más decadente de Bangkok, con comercios de toda clase. Cada una de las callejas que salen a la derecha y a la izquierda forman un mundo aparte.

Comercio de Oro. Tang to Kang

Dentro de las tiendas de Soi Wanit los comercios de oro son los protagonistas. Con precios muy asequibles, resultan un perfecto objetivo para las compras. La apariencia del oro no corresponde a la occidental, pero la calidad es excelente y los comerciantes bastante honrados.

Mercado de Saphan Han

Dentro del barrio chino, esta parte en Saphan Han agrupa a la mayoría de los anticuarios chino-thai, que venden toda clase de objetos, sobre todo, mobiliario y objetos palaciegos.

Templo Sikh

Es una pena que el templo sikh más granda fuera de la India, tenga un acceso tan sucio e indecoroso, pero de cualquier forma se tiene que visitar este lugar.

Batcat, museo de Bangkok dedicado a personajes de la literatura y el cine de ficción

Batcat museo de Bangkok
Batcat, museo de Bangkok de literatura y cine de ficción

Superman, Batman, Ironman o Robocop son varios de los héroes que se pueden ver en un museo de Bangkok, que alberga más de 50.000 figuras de los personajes más  famosos de la literatura y el cine de ficción.

Una estatua de dos metros de altura de Supermán custodia la entrada al museo “Batcat” que presenta la mayor colección de juguetes de Tailandia y una de las más grandes de todo el planeta.

Numerosas figuras de Superman se  encuentran en las estancias de este singular museo que tiene desde reproducciones quincuagenarias hasta aquellas con el rostro de Christopher Reeve, el primer actor en interpretar al héroe para la gran pantalla.

Otros personajes de ciencia ficción como Ironman, el Capitán América, Goku, Buzz Lightyear, Mr. Increíble, Thor, Wolverine o Robocop, se pueden ver en las estanterías de este museo de la capital de Tailandia.

Batmobile museo Batcat de Bangkok
Batmobile y exposición de Batman

“El Caballero Oscuro”, el segundo filme de Batman dirigida por el cineasta Christopher Nolan, fue la inspiración de un coleccionista tailandés para organizar esta exhibición permanente de juguetes, que se inauguró en el mes de julio de 2012. Como si se tratara de una pequeña Gothan City, dos estancias de este peculiar museo están reservadas en exclusiva para las piezas relacionadas con Batman.

Cerca del 75% de  los muñecos han sido comprados a través de páginas de Internet, en tanto que el resto han sido transacciones en exposiciones especializadas o con otros coleccionistas. Un arduo trabajo que da sus frutos.

Coches y  motos de hojalata,  esculturas de villanos, trajes a medida,  figuras de plástico y hasta antiguos robots de fabricación japonesa se pueden observar en este lugar que presenta en el techo con reproducciones de enorme tamaño de los distintos símbolos usados por Batman durante su vida.

bangkok_batcat_museum_and_toys_inside

La pieza más exclusiva del museo es un cinturón de herramientas de Batman  hecho en 1966 y cuyo valor asciende en la actualidad a casi 27.000 euros;  solo existen dos modelos en todo el mundo.

Este peculiar museo lo puedes encontrar en: 32 Srinakarin Road. Huamark, Bangkapi

Bangkok, primer destino turístico del año (2013)

Según la tercera edición del Índice Anual de Ciudades Globales de Destino, llevada a cabo para MasterCard en el 2013, la capital de Tailandia fue designada como el destino turístico número uno del año.

Londres quedó en segundo lugar siendo rebasada por Bangkok por un escaso margen, alrededor de 25.000 turistas, un dato que separó a ambas ciudades en una diferencia que representa en torno solamente  a un 1%.

La investigarción de MasterCard ha estudiado las ciudades con mayor cantidad de turistas internacionales y así se ha confirmado que Londres, París, Singapur y Nueva York son  los cinco destinos más visitados de todo el mundo.

El ascenso de Bangkok al primer puesto supone un ejemplo del crecimiento del Hemisferio Sur que abarca gran parte de África y Asia, así como también América del Sur.

En el índice de 2013, se observa una evidente tendencia de dominio de la región Asia/Pacífico toda vez que, de las 132 ciudades clasificadas, 42 se encuentran en naciones asiáticas. Así, por detrás de Bangkok se colocan Singapur, Kuala Lumpur, Hong Kong, Seúl, Shangai y Tokio, y cinco de las diez ciudades principales de 2013 están  en la región de la Gran China.

Por otro lado, de las veinte ciudades principales, cuatro de las cinco primeras son Londres, París, Singapur y Nueva York. Estas urbes no solo atraen a turistas internacionales, sino que también son los sitios más visitados por los habitantes del propio país.

Por último, este hito alcanzado por Bangkok viene a poner en valor el lema del turismo en Tailandia, ‘Asombrosa Tailandia siempre lo asombra’.  La palabra ‘Asombrosa’ se centra en el interés que los turistas extranjeros tienen en Tailandia.

Todo supodrán un aumento en el número de turistas que llegan a capital tailandesa y ayudará a la industria hotelera, la industria del transporte, la industria de los alimentos, la bebida y el catering, entre otras tantas, de Bangkok.