Matmata, un escenario de película

Matmata es uno de esos lugares que uno debe conocer si viaja a Túnez. Se encuentra a 40 kilómetros de Gabs. Existen tres carreteras que conducen a Matmata, desde Gabes, Toujane y Douz. A medida que uno se acerca a Matmata, se hace difícil ver a algún ser vivo en este rincón aislado y aparentemente desértico, de aspecto casi lunar.

Examinándola más detalladamente descubrirás las fascinantes casas subterráneas tradicionales de los trogloditas. Famosas gracias a la saga de “La Guerra de las Galaxias”, estas residencias tradicionales de los bereberes de la zona han hecho de Matmata uno de los destinos turísticos más destacados de Túnez.

Las casas subterráneas de los trogloditas están excavadas en las colinas de arenisca blanda de Matmata y albergan una población de más de cinco mil bereberes. Antes de que la mayoría de la tribu se trasladara aquí, el pequeño pueblo de Matmata estaba en la lejana fortaleza de la ladera de la colina, que en la actualidad se divisa desde la nueva ciudad levantada a nivel del suelo.

Las moradas subterráneas se construyeron con un diseño que tiene más de 400 años de antigüedad. Las habitaciones están excavadas alrededor de un pozo circular de paredes verticales, que tiene 7 metros de profundidad y 10 metros de diámetro.

Suelen tener habitaciones más pequeñas en un segundo piso, a las que se llega por una escalera. Generalmente, se utilizan como almacenes de grano, o como depósitos de agua. Un pasillo corto y cubierto lleva desde el nivel del sulo hasta el patio. Los bereberes empezaron a vivir en casas subterráneas por su control natural de la temperatura, algo esencial en este árido lugar, particularmente en los abrasadores meses de verano y en los gélidos inviernos.

Por último, cuando estés en el pueblo, aprovecha para visitar los hogares tradicionales, pero recuerda que debes respetar la privacidad de sus habitantes. Además, puedes visitar el museo que crearon las mujeres locales, y pasar una noche en una de las cuevas convertidas en hoteles, observando el firmamento.

Foto vía Sobre Túnez