Saltar al contenido

El Gran Agujero Azul, una joya de Belice

Abr 20, 2013

gran agujero azul belice

El Gran Agujero Azul es  un gran sumidero submarino gigante de la costa de Belice que parece un gran ojo prehistórico: una pupila de un intenso color añil con un iris turquesa pálido que delimita el arrecife de coral que lo rodea. Se encuentra al lado del centro del arrecife Lighthouse, un diminuto atolón situado a 100 kilómetros de la costa continental y la Ciudad de Belice.

El agujero es de forma circular, y mide unos 300 metros de ancho y 123 metros de profundidad. Se formó como un sistema de cuevas de piedra caliza durante el último período glacial, cuando los niveles del mar eran mucho más bajos. Como el mar empezó a subir nuevamente, las cuevas se inundaron, y el techo se derrumbó.

En la Edad de Hielo, el Gran Agujero Azul era un sistema de cuevas horadadas en la piedra caliza de la costa de Belice que ahora constituye el fondo del arrecife Lighthouse. A medida que el hielo se derritió y subió el nivel del agua, las cuevas comenzaron a sumergirse y los techos se vinieron abajo, lo que formó un sumidero de un tamaño y una belleza asombrosos.

Con más de trescientos metros de diámetro, en el borde del agujero el agua cubre poco más de un metro cuando hay marea alta, pero luego se desploma repentinamenet hasta una profundidad de 125 metros, lo que hace que sea un codiciado destino para los submarinistas con experiencia.

Las aguas menos profundas están plagadas de vida marina: los arrecifes de coral albergan anémonas, gambas y gobios fosforescentse. En esta jungla acuática viven chiribicos, peces mariposa, peces loro y tortugas marinas.

No obstante, si descendemos todavía más por la sima, el agua se vuelve más clara y casi inmóvil a medida que la luz va desapareciendo y la vida marina empieza a escasear cada vez más.

A una profundida de 70 metros la cueva tiene una capa de cieno y hay estalactitas que cuelgan de monstruosos salientes en la oscuridad. Los submarinistas intrépidos que han descendido a unos 40 metros han encontrado restos de tortugas marinas, y cuentan que hay gente que ha tenido la excepcional oportunidad de ver tiburones toro y peces martillo.

Foto vía IINK