La isla Hvar, un bello rincón croata

La isla Hvar se halla  en el mar Adriático, frente a la recortada costa de Croacia, en la región de Dalmacia. Es una de las islas más bellas del mundo. En 1997, la reputada revista Traveller la eligió como una de las diez islas más hermosas de la Tierra. A la isla Hvar se puede llegar en un transbordador desde Split.

Es  un destino ideal para escapar del continente europeo , una isla de campos de lavanda y romero, de calas entre rocas, de preciosas playas,  de animada vida nocturna, de viñedos y colinas desde las que se tienen formidables  vistas de las montañas continentales. En la isla, se pueden ver  muchos pueblos preciosos de estilo veneciano y el sudeste de la isla se mantiene casi  virgen.

La influencia veneciana llegó en los siglos XV y XVI al usar la isla Hvar como base de su flota adriática. En 1571, los turcos arrasaron la ciudad de Hvar. Así, casi no  quedan edificios anteriores a dicha fecha actualmente.

La plaza de San Esteban es una de las más grandes  y notables  de Dalmacia. Está rodeada de tiendas y cafés, con uno de sus extremos abriéndose hacia un pequeño puerto y el otro ocupado por la espléndida catedral del siglo XVI. También en la plaza, está el antiguo arsenal, que alberga una galería de arte que conduce hasta el viejo teatro.

Al sur de la plaza se levante un impresionante monasterio franciscano del siglo XV, hoy en día es un museo, en el cual en verano se celebran conciertos. Y al norte de la plaza, una acera nos conduce hasta la formidable fortaleza del siglo XVI.

Además, en la isla Hvar se puede visitar la Stari Grad, la iglesia de San Lorenzo en Vrboska, el puerto de Sucuraj, el Fuerte de Napoleón y el viñedo de Zlatan Otok en Sveta Nedjelja.

Foto vía Guía de Croacia