Caminando por el casco viejo de Jerusalén

Un paseo por el casco viejo de Jerusalén (Israel) permite palpar su ruda religiosidad, impregnada del aroma de su mercado de especias, deslumbrarse con el colorido de los bazares y conocer la fascinante galería de personajes que la habitan.

1º. El Portico de Jaffa:

Es el torreón que da acceso al casco viejo por el oeste. Desde los cafés que hay en la explanada se observa el hotel Petra, donde se hospedaba Lawrence de Arabia. Al pórtico que el káiser Guillermo I veneró apeándose humildemente de su caballo, se llega a pie desde la calle Jaffa o en taxi desde el centro.

2º. Bazares de la calle David:

Ofrecen una infinita variedad de imaginería religiosa en madera de olivo, antigüedades, orfebrería, vidrio de Hebrón, túnicas y alfombras.

3º. Mercadillos de las especias:

La pletórica abundancia de condimentos y dulces árabes apilados en sendas bandejas de cobre, hacen de este sitio el paraíso de los sentidos.

4º. Iglesia del Santo Sepulcro:

El santuario más venerado del cristianismo tiene la atmósfera bizantina que le han imprimido sus custodios, los monjes greco-ortodoxos. Miles de peregrinos encienden cirios en la cámara donde según reza la tradición fue sepultado y resucitó el Redentor.

5º. Muro de las Lamentaciones:

Se trata del último vestigio que queda del templo hebreo después de que los romanos arrasaran la ciudad en el año 70 después de Cristo y, como tal, el santuario más venerado de los judíos.

6º. Monte de las Mezquitas:

El califa Abdel Malik edifició sobre esta explanada la mezquita de Omar en el año 691. Dentro del recinto se encuentra la santa roca, donde según la tradición Abraham estuvo a punto de inmolar a su hijo Isaac. La leyenda diced que desde la vecina mezquita de Al Aksa, Mahoma ascendió al cielo.

7º. Vía Dolorosa:

Es el sendero que recorrió Jesucristo hacia la crucifición y consta de 12 estaciones. La primera, donde Jesús fue condenado a muerte, se halla en la escula de El Omarye, cerca del Pórtico de los Leones,. Las cinco últimas se hallan dentro del Santo Sepulcro.

Foto vía Reli en Grande