Central Park, un icono de New York

El Central Park  es un parque urbano y público situado en el distrito de Manhattan en la ciudad de New York, costa atlántica de los Estados Unidos de Norteamérica. Limita por el norte con la 110th Street, por el oeste con la calle Central Park West, por el sur con la 59th Street y por el este con la Quinta Avenida. Se trata del parque más visitado del país norteamericano y todo un símbolo de New York.

Si uno va New York, debe visitar este parque de más de 341 hectareas y que en el 2003 celebró su 150 aniversario. Con sus suaves colinas y caminos serpenteantes y arbolados, es un oasis dentro de la locura urbana, un trozo de naturaleza en medio de una gran urbe.

En Central Park, hay grandes extensiones de jardines, estanques de agua dulce, lagunas, valles, caminos, dos pistas de patinajes sobre hielo y diferentes áreas de hierba para practicar varios deportes.

Ente los lugares más recomendables están el Harlem Meer, los Lasker Rink&Pool y el Conservatory Garden. Asimismo no hay que perderse el Strawberry Fields, el jardín que Yoko Ono dedicó en memoria de John Lennon; los conciertos de verano en el Great Lawn; los tres microclimas del Wildlife Conservation Center;  el castillo Belvedere; la fuente Bethesda; y los agradables paseos para observar distintas especies de pájaros.

Este “parque de la gente” sigue siendo una de las mayores atracciones de New York, una zona de ocio sin parangón. Miles de neoyorquinos y turistas pasean a diario por este parque. Su zoológico, sus conciertos gratuitos al aire libre y sus famosas producciones del festival anual de Shakespeare in the Park atraen sin solución de continuidad.

A Central Park, se puede llegar andando desde Manhattan, en un típico taxi amarillo de New York, en varias líneas de autobuses o bien en el popular Metro neoyorquino. Suele abrir entre las seis de la mañana y la una de la madrugada.

Foto vía Living Viajes